Noticias En directo
Lille

Pizzuto, la promesa fallida que Lille nunca tuvo intenciones de aprovechar

16:00 CET 20/1/22
Eugenio Pizzuto Lille
El mediocampista mexicano no logró debutar en Francia, aunque el club no tenía intenciones de darle minutos.

El mercado del verano de 2020 fue el soñado para Eugenio Pizzuto. El mediocampista selló su fichaje con el Lille de Francia y, a pesar de que aún estaba recuperándose de una aparatosa lesión en el tobillo, el club confió en él para renovar la plantilla. Sin embargo, el mexicano no tenía idea de lo que viviría en la Ligue 1, con una catastrófica etapa durante su estadía en el equipo gracias a un mal común en el futbol: los promotores.

De manera sorpresiva, el cuadro francés anunció la llegada de una de las grandes promesas mexicanas en agosto de 2020. Seis meses atrás, Pizzuto debutó con Pachuca ante León, pero a los pocos minutos sufrió una fractura de tobillo. Por ello, el fichaje de Eugenio llamaba la atención del mundo entero, pero la explicación va más allá del innegable talento del surgido de la cantera de los Tuzos.

Una vez en tierras francesas, Pizzuto sufrió, y a lo grande, para recuperarse. Múltiples lesiones lo alejaron por más tiempo de las canchas y todo indicaba que su estado físico era la razón por la cual no podía sumar minutos, pero la situación iba más allá. En ese momento, Cristophe Galtier era el entrenador del Lille y, a pesar del reconocimiento hacia el mexicano, nunca estuvo del todo convencido con su llegada al club.

"Este grupo es un bloque real, desde aquellos que jugaron hasta los que no, como Eugenio Pizzuto, quien tuvo una difícil temporada. Cada día pienso en él. Cada día, sus compañeros tienen buenas palabras, un gesto o un interés por él", dijo en conferencia de prensa Galtier cuando se despidió del Lille para unirse al Nice para la campaña 21/22.

Pero las palabras del estratega francés van más allá del caso de Pizzuto. Galtier mencionó más casos de jugadores que nunca participaron con el club y algunos de ellos son: Mustafa Kapi, Manuel Cafumana (mejor conocido como Show), El Hadji Gueye, Charles-Andreas Brym, Chahreddine Boukholda, Agim Zeka, Virgiliu Postolachi, Ferhat Çoğalan, entre otros.

¿El común denominador de todos los antes mencionados? El nombre de Luis Campos. El promotor portugués se desempeñó como director deportivo del Lille de 2017 a 2020, donde concretó jugosas ventas como las de Nicolas Pépé (80 millones de euros), Thiago Mendes (22 millones de euros) y Rafael Leao (35 millones de euros). Además, anteriormente hizo lo propio para el Mónaco, donde su más grande logro fue la renovación de Kylian Mbappé para evitar que la joya francesa saliera por un bajo costo a otro club.

De acuerdo con reportes desde Francia, la fórmula de Pizzuto también la utilizó Campos en el Mónaco bajo lo que se vislumbra como una transferencia poco lógica. Gaetano Monachello se convirtió en jugador de los del Principado en 2013 procedente de Chipre, pero no sumó ni un solo minuto con el equipo. Al mes de su contratación salió en calidad de préstamo al Cercle Brugge (Bélgica). Posteriormente fue cedido al Ergotelis (Grecia) y al Virtus Lanciano (Italia) antes de su venta definitiva en 2015 al Atalanta por 500 mil euros. Un negocio redondo para el cuadro de la ciudad-estado.

De esta manera, Pizzuto, tras la salida de Campos y Galtier, se encontró descobijado, situación por la cual posiblemente buscó rescindir su contrato y salir bajo su propia cuenta. Afortunadamente para su causa, todo indica que el Celta de Vigo estaría interesado en él para su filial que, si bien no es el primer equipo, lo mantendría en Europa con un sueño al cual se aferra de la mejor manera posible el mexicano.