Millonarios sigue primero, pero cedió un empate que preocupa

Se fue en ventaja con golazo de Castro, pero el Albiazul no logró sostener y América aprovechó.

Perdió brillo, se fue diluyendo, las piernas se hicieron pesadas y América Mineiro se terminó llevando un buen punto del Campín ante un equipo que pareció, pareció, sentir el agotamiento físico propio de la temporada y eso que aún le falta jugar mañana ante Envigado por la Liga, seguramente con un equipo alterno.

Y tal vez esa sea la principal alarma que dejó la tercera fecha de la Copa Sudamericana: como pocas veces se ha visto, especialmente en casa, Millonarios no estuvo fluido en su juego, tampoco cómodo del todo y terminó jugando con más ímpetu y espíritu -que no está mal- que con el fútbol conocido por todos. Se puede tomar como un aviso y de cierto modo un aterrizaje necesario en un momento determinante del semestre para darse cuenta que el camino aún no ha terminado.

El conformismo no ha sido una característica en Alberto Gamero y por eso seguramente tomará nota de los errores y del por qué el funcionamiento colectivo se descompuso al punto de hacer de los centros un recurso casi exclusivo cuando generalmente ha sido una de tantas herramientas para llegar al arco.

El artículo sigue a continuación

El empate es 'bueno' en el sentido que la ventaja en la tabla le permite al equipo afrontar la segunda vuelta con cierta tranquilidad y manejo, sin embargo, tras la derrota ante Junior donde terminaron jugando los "grandes" y el remate del partido ante América, es hora de volver a las evaluaciones individuales y colectivas para sostener el proyecto de la manera ilusionante con la que ha transitado hasta ahora.

Cerrar