Noticias En directo
FC Barcelona

Los retos del Barcelona en 2022

10:19 CET 3/1/22
Barcelona
El club blaugrana debe solucionar sus problemas económicos para diseñar una plantilla competitiva y tiene que empezar a construir el nuevo Camp Nou

El Barcelona tiene por delante un año apasionante, plagado de retos en todas sus áreas, desde la deportiva, la principal y para la que todo el club trabaja; hasta la patrimonial, que espera en los próximos meses obtener la financiación definitiva para hacer entrar las grúas dentro de su propiedad para iniciar las obras del nuevo Camp Nou, que deberá estar listo a finales de 2025. El Barça no tuvo un buen año 2021, un curso en el que el proyecto de Ronald Koeman se pegó un golpetazo contra la pared, en el que el equipo cayó eliminado de la Champions League en la fase de grupos tras veinte años sin hacerlo y en el que la economía de la entidad sufrió un descalabro tan profundo que le impidió no solamente fichar, sino tener que despedir antes de tiempo a Lionel Messi, la leyenda blaugrana a la que no pudo renovar el contrato. Empieza un 2022 en el que el club catalán deberá revertir todas estas situaciones para volver a ser candidato a todos los títulos.

Desarrollar el proyecto de Xavi

En noviembre de 2021, Koeman dejó de ser entrenador del Barça y el banquillo del Camp Nou pasó a manos de Xavi Hernández, un mito del barcelonismo que se sienta a dirigir al equipo tras seis años formándose como entrenador en Qatar. Xavi es el jugador con más partidos en la historia del club (767), un capitán al que todos respetan y al que Joan Laporta -el presidente- acabó llamando tras fracasar definitivamente el anterior proyecto deportivo. Desde su llegada, el Barça juega a otra cosa. Tiene otras intenciones, otra voluntad en el césped, otra puesta en escena, aunque le sigue faltando mucho que mejorar parar levantarse y recuperar esa capacidad competitiva que le situe entre los mejores equipos del mundo. Es uno de los principales objetivos de este 2022, seguir tocando pieza a pieza los engranajes para que el conjunto se desarrolle en los partidos como Xavi desea. El egarense tiene margen, por lo menos mientras en el campo se vea su mano, aunque la obligación sigue siendo quedar entre los cuatro primeros en LaLiga para poder disputar la Champions League la próxima temporada, algo que también a nivel económico es imprescindible.

Consolidar a los jóvenes

Los problemas financieros evitaron que el Barcelona pudiera reforzar su plantilla en verano. Llegaron Memphis Depay, Eric Garcia y el Kun Agüero -lo hicieron gratis-, pero no se pudo fichar, además de verse en la tesitura de echar a Messi, a Griezmann y a varios jugadores más para lograr cumplir con el límite salarial que marca LaLiga tras terminar la temporada con unas pérdidas de 481 millones de euros. Ni siquiera con esas salidas el Barça cumple con la norma. Este contratiempo, junto con las lesiones de futbolistas importantes com Pedri, Ansu Fati o Dembélé, obligó a Koeman a tirar de cantera, una decisión que se está demostrando haber sido correcta. Por lo menos hay, en estos momentos, dos futbolistas intocables en la plantilla: Gavi y Nico González. Además de Ronald Araujo, también una apuesta del técnico neerlandés aplicada la pasada temporada tras una plaga de lesiones en defensa. A día de hoy, el once tipo del Barça cuenta con seis jugadores menores de 25 años, contando a Eric Garcia, Gavi, Frenkie de Jong, Dembélé, Ferran Torres y Ansu Fati, además de Araujo y Nico, con los que también se cuenta para jugar una gran cantidad de minutos. En las últimas semanas, también por las bajas, está entrando fuerte Abde Ezzalzouli, el sustituto de Ansu en la banda. Todos estos nombres -ya lo dijo Xavi- son el futuro del Barcelona. Futbolistas a los que se debe cuidar y ayudar a dirigir su proyección hacia el éxito.

Arreglar el problema económico para fichar

Un equipo no mejora su competitividad interna y externa sin incorporar a nuevos futbolistas que ayuden a mantener a la plantilla concentrada y motivada para luchar por los puestos de titular. Es una máxima del deporte de élite. Los canteranos son los que a día de hoy tiran del carro, pero un equipo que lo gane todo en Europa debe tener también fichajes temporada tras temporada. El Barcelona necesita alguna figura de talla mundial para volver a ser temido y su gran obsesión, desde la llegada de Laporta, es Erving Haaland. Pero sin solucionar los problemas económicos será imposible poder hacer frente a la operación y traer al delantero del Borussia Dortmund por el que se pelean varios clubes con muchas más posibilidades y recursos que el Barça. El club debe conseguir nuevos ingresos y tiene que seguir rebajando una masa salarial disparada para hacer hueco, tanto en lo que se refiere a fondos propios, como en los límites marcados por LaLiga para inscribir a jugadores, un grave problema que solamente se soluciona con este equilibrio antes comentado: más ingresos y menos gastos. Deberán salir futbolistas como Coutinho o Umtiti ya en el mercado invernal para que Ferran Torres pueda ser inscrito en la competición. Para verano, el reto es todavía más grande si la intención es fichar a Haaland.

Empezar la construcción del nuevo Camp Nou

La junta directiva de Laporta consiguió el permiso de los socios para pedir un préstamo de 1.500 millones y empezar cuanto antes la construcción del Espai Barça, el complejo arquitectónico que engloba el nuevo Camp Nou, el nuevo Palau Blaugrana, varios edificios de oficinas y restauración, un hotel y la urbanización del entorno del estadio, que también correrá a cargo del Barcelona tras llegar a un acuerdo con el Ayuntamiento de la ciudad. Este verano, si finalmente consigue firmar el crédito multimillonario y obtiene el permiso de obras -todavía no autorizadas-, se deberá iniciar la construcción del Camp Nou, el nuevo estadio para 120.000 espectadores que deberá estar listo para su inauguración durante el último trimestre de 2025. Durante la segunda temporada, la 2023-24, es posible que el equipo se desplace a la montaña de Montjuïc por las molestias que generará la intervención en el estadio blaugrana, aunque la junta todavía no ha tomado la decisió definitiva. Lo que sí está claro por el calendario establecido es que cuando termine esta LaLiga 2021-22, las grúas tienen que entrar en el Camp Nou.