Noticias En directo
Atlético de Madrid

Las necesidades del Atlético de Madrid de cara al mercado de fichajes

10:45 CEST 28/4/22
Disego-Simeone
Los rojiblancos necesitan reforzar varias posiciones si quieren volver a tener opciones de ganar algún título.

POR JAVIER DE PAZ.- El Atlético de Madrid afrontará este verano un mercado que apunta a decisivo para sus aspiraciones en las próximas temporadas. La campaña 2021/2022 se empezó de forma inmejorable: campeones y con refuerzos que apuntaban a ser jugadores clave dentro del equipo para perfilar una plantilla ya de por sí ganadora.

Pero si bien es cierto que los rojiblancos partían como uno de los grandes favoritos en la competición liguera, también lo es que no tardó mucho en estallar la burbuja y hacerse patente que había varias necesidades que no se habían cubierto cuando se pudo hacerlo, algo que lastró al equipo y que se sigue pagando hoy en día. Además, la plaga incesante de lesiones en momentos decisivos y el bajón a final de diciembre, encadenando hasta cuatro derrotas seguidas en el torneo doméstico, echaron por tierra cualquier posibilidad de pelear el título... y ya veremos si también de estar en la Champions League.

Porque de la clasificación a la próxima Liga de Campeones volverá a depender, en gran medida, el nivel de las incorporaciones y, como ya acostumbra el club, el desembolso en jugadores importantes que ya de por sí está supeditado al de las salidas. Ojo a los cracks si no se queda entre los cuatro primeros. El pan de cada día en el equipo colchonero. De Paul está muy lejos de aquel centrocampista todoterreno que venía tras ser nombrado mejor jugador de la Serie A italiana y sus grandes actuaciones se miden con cuentagotas, Griezmann (fichado pese a estar Joao y Correa) está a años luz del atacante determinante que firmó por el Barça y Matheus Cunha ha cumplido, dejando claro, eso sí, que no es un '9' referencia ni por asomo.

Vayamos por partes. La fortaleza del 5-3-2 del año pasado se vino abajo en cuanto se cayeron del equipo los dos mejores defensas, Giménez y Savic, con Hermoso y Felipe acumulando fallos en una defensa en la que hasta a Oblak le ha costado mostrar su nivel. A todo ello se sumó la venta a mitad de temporada de otro factor diefrencial en la consecución de la Liga, Trippier, suplido por un Wass que se partió en su debut en el Camp Nou. Al menos el parche en la izquierda con Reinildo sí parece haber funcionado. En la zaga el equipo necesita dos centrales que puedan estar diez partidos seguidos sin molestias ni problemas musculares, y un lateral derecho de nivel que no obligue a que sea Vrsaljko el que juegue sí o sí en partidos grandes. Habría que sumarle un lateral izquierdo si la idea de jugar con tres centrales persiste (y que el zurdo sea el mozambiqueño) porque Lodi ha dado su mejor imagen jugando de extremo y no de carrilero. Aunque ese, pese a su disgusto podría ser Saúl en su regreso.

El centro del campo es tema aparte. La evidente falta de fútbol se ha agudizado hasta el punto de que Kondogbia y Héctor Herrera han sido los que mejor juego han ofrecido, en el tramo decisivo de la temporada, siendo ambos indiscutibles hasta sus lesiones (claro). El Atleti necesita como el comer un '5' con buena salida de balón, que libere a Koke y De Paul como volantes y no sean ellos los que inicien cada jugada, habiéndose mostrado faltos de velocidad con la pelota pero también de ideas ante la presión, siendo el recurso del pelotazo para delanteros que siempre están en desventaja por sus condiciones físicas la jugada más repetida. Lemar, entre líneas, tampoco ha sido el de la temporada pasada salvo en momentos puntuales, demasiado poco para lo que se le exige.

La calidad de Carrasco sí que ha sido determinante en más de un desenlace, dejando su carril izquierdo de la 21/22 por el extremo, caso opuesto de lo que ha ocurrido con Marcos Llorente desde el adiós de Trippier. El madrileño ha cumplido como lateral pese a ser evidente que está fuera de sitio y ha estado lejísimos de ese pulmón que generaba ocasiones, con goles y asistencias como churros, haciendo dupla con el jugador inglés.

Por último, el ataque. A simple vista parece una colección espectacular de talento, pero en el once sólo juegan dos, y si son tres uno va a la banda y el mediocampo se descompensa. Suárez, suplente, no es ni la sombra del killer que dio el campeonato y aun así es el máximo goleador del equipo seguido de Correa, otro habitual del banquillo desde el regreso de Griezmann. El francés ha hecho 3 goles en LaLiga. Sólo Joao Félix ha dado un paso adelante respecto a la temporada pasada, mostrando una calidad de verdadero crack mundial. Con todo esto, y la más que probable salida del delantero uruguayo, la llegada de un delantero centro goleador se hace indispensable.