Noticias En directo
Milan

Laia Codina, sobre el mejor once de año: "Cuando lo vi no me lo creía"

12:43 CET 5/2/22
Laia Codina Milan
La central del Milan, cedida por el Barcelona, atiende a 'Goal' tras medio año en Italia defendiendo los colores 'rossoneri'

Apareció en la sala de prensa con una botella Russet en la mano, una de las ratafies más valoradas de Catalunya. Se tenía que celebrar por todo lo alto la clasificación del Barcelona, por segunda vez en la historia, para la final de la Women's Champions League que se iba a disputar en Göteborg. Incluso el presidente de la Generalitat por aquel entonces, Quim Torra, celebró que Laia Codina apareciese delante de toda la prensa europea con un producto de la tierra. Ahora, la de Campllong (Girona) se ha visto obligada a cambiar su digestivo tras las comidas: de la ratafia, al limoncello. Tras cuatro meses de baja y poca participación en la mejor temporada de la historia del Barça, la defensa central de 22 años se ha ganado la titularidad en un Milan que está encantado con ella y que la tendrá, como mínimo, cedida hasta final de temporada. En una entrevista con Goal, Codina analiza su experiencia en la Serie A.

¿Cómo se está encontrando en Italia? ¿Se siente cómoda?

La verdad es que súper bien. Pasé un mes de adaptación, pero ahora ya muy bien, como una más. Muy contenta, porque lo que quería era jugar y sentir que mejoraba y está siendo así.

¿Le costó adaptarse?

No, fue solamente el primer mes, porque el juego me cambió totalmente. Vengo trabajando un estilo concreto durante toda la vida y llegar aquí, jugando de manera diferente, con un dibujo 3-5-2, me obligó a cambiar.

Claro. Del juego de posición y de tener el balón todo el partido a jugar en Italia, ha tenido que cambiar mucho.

Muchísimo. Cuando voy a Barcelona y me preguntan qué tal estoy, les digo que he pasado de estar acostumbrada a tener un 90% de posesión a tener el 50-60%. Sin embargo, me gusta mucho el fútbol. Además, me ha abierto nuevas puertas. Estaba acostumbrada a siempre lo mismo y ahora estoy abierta a un nuevo fútbol y a nuevos modelos de juego. Tener nuevos conocimientos siempre enriquece.

Muchos futbolistas que pasan del fútbol español al fútbol italiano reconocen haber mejorado ostensiblemente a nivel táctico. ¿Le ha pasado a usted?

Muchísimo. Justo lo hablábamos esta semana. Una persona me dijo ‘mira Laia, en lo que mejorarás más será en la táctica’. Y es realmente así. Aquí nosotros hacemos dos días de táctica, precisamente los dos días previos al partido le dedicamos mucho tiempo. Mínimo, unos 40 minutos. Por ejemplo, hoy no salían las cosas, pues todo el entreno lo hemos dedicado a la táctica. Quieras o no, en este sentido he hecho un gran paso.

¿Está jugando tanto como quería?

Mucho. Cuando he estado disponible lo he jugado todo. Estoy contentísima con la confianza porque, realmente, cuando empecé de titular, jugaba sintiendo que no era yo misma. Gracias al hecho de ir jugando ahora me siento una jugadora totalmente diferente a la que llegó en verano.

¿Por qué no sentía que era usted en el campo?

Venía de un año en el que estuve seis meses lesionada, fuera del campo. Entrenar con las mejores te da muchísimo. Ya lo dije, di un salto de calidad muy grande entrenando con el primer equipo del Barça durante los últimos dos años. Pero luego, cuando juegas es totalmente diferente. Al final las sensaciones de un partido son muy distintas a las de los entrenamientos y yo necesitaba jugar.

¿Ha notado cambios a nivel de club? El equipo femenino del Barça es el mejor del mundo y es profesional desde 2015.

Evidentemente. Comparamos el equipo más grande de Europa con un equipo en crecimiento. El Milan y varios equipos en Italia están ahora en la situación en la que se encontraba el Barça en 2015, cuando se profesionalizó. Están en este punto. El Milan y la Juventus son de los pocos equipos profesionales en Italia. Hay diferencia, pero también es bonito vivir este proceso en el que las cosas están cambiando mucho.

A nivel mediático, ¿las diferencias también son grandes?

Sí y no. Público sí que hay menos, pero cuando se juega un partido bonito, por ejemplo el derby contra el Inter, se llena el campo de tifosi, que no paran de cantar durante todo el partido. Puede que durante en el día a día no estén tan cerca como en el Barça, que es lo más grande, pero sientes que te apoyan. En Italia son muy pasionales, se nota que hay historia.

¿El Barça sigue pendiente de usted? ¿Le llaman, le preguntan cómo le va?

Al final, sigo siendo jugadora. Estoy en el Milan, estoy muy bien aquí, este año vamos cada uno por su camino. Ellas lo están haciendo muy bien, yo estoy disfrutando de lo que me toca, que es jugar. Estoy muy agradecida al Milan. Estoy en contacto con las jugadoras, eso sí.

Usted está cedida y teóricamente debe volver a final de temporada. ¿El staff del Barça no se ha puesto en contacto para seguir sus evoluciones de cara al regreso?

Con alguien sí he hablado. Por ejemplo, cuando me expulsaron en la final de la Supercoppa sí que recibí palabras de ánimo de miembros del staff.

¿Qué pensó cuando vio que Lluís Cortés no ganaba el premio al mejor entrenador del año de la FIFA después de ganar el triplete? ¿Lo vio justo?

No, evidentemente. Al final, los premios individuales ya sabemos cómo van. Y no hablamos solamente de Lluís Cortés, también de jugadoras que no estaban en la lista del Balón de Oro. Media lista debería haber sido del Barça. Faltaban muchas, Graham Hansen o Aitana, por ejemplo. Un premio individual, lo tengas o no, no te quitará lo que has hecho durante la temporada. Todos sabemos qué se ganó. Lo que se consiguió es muy grande y cómo se consiguió, todavía más. Tengas o no el premio en casa, el juego está y los títulos colectivos también.

¿Tiene explicación que las propias compañeras futbolistas no pusieran a ninguna ganadora del triplete en el mejor once del año? Ni siquiera Alexia, la ganadora del Balón de Oro.

Cuando lo vi no me lo creía. Por mucho que no hayas visto ningún partido del Barça, la final de la Champions sí que la debió ver mucha gente. Si te gusta el fútbol y juegas, la final de la Champions la ves. Es la competición más grande de Europa. Espero que haya explicación. ¿Cuál puede ser? Puede que el hecho de que no se puedan ver partidos sea una de las grandes explicaciones. Yo estoy en Italia y tengo muchos problemas para ver al Barça cada fin de semana. No me parece normal.

Equipos profesionales, liga más o menos profesional, pero no se pueden ver los partidos. Esto afecta mucho a las jugadoras. ¿Cómo se termina con esto?

Estoy un poco fuera de lo que está pasando. Si me metiera en medio mentiría. Pero sí que es verdad que si te interesa el fútbol femenino no puede ser que haya estos problemas. Todos dicen que lo quieren, pero en realidad nadie lo quiere. Tiene que haber un punto medio y que todos remen en la misma dirección, porque si cada uno va por su lado no se llegará nunca a un acuerdo.

¿Cómo ve su futuro personal a corto plazo? ¿Se ve vistiendo la camiseta del Barça?

Es una pregunta que, ahora que estamos en febrero, me empieza a hacer mucha gente. No me gusta pensar mucho en ello, porque estoy gozando muchísimo del fútbol. Desde que empezamos después de Navidad estoy disfrutando todavía más de estar aquí y tener que pensar más allá no me gusta. Sé que lo tengo que hacer, pero cuando llegue el momento ya lo haré. Incluso mi familia me lo dice, son los primeros que me lo piden. Y ya saben que me gusta disfrutar de lo que me está pasando ahora, de la experiencia a nivel personal y futbolístico, con el cambio que estoy haciendo desde que llegué. Prefiero ver esta transición desde el presente y sin mirar al futuro.

¿Cómo le afecta la salida de Vero Boquete a la Fiorentina?

Teníamos muy buena relación dentro del campo. La buscaba constantemente. Es una jugadora que es fútbol puro, entiende qué necesita el partido en cada momento. Si tenía una duda le preguntaba ‘¿Vero, cómo lo ves?’. Y me decía que hiciese esto, esto y esto. Lo hacía y pasaba. Pero al final es el fútbol, las jugadoras van y viene. Espero que le vaya súper bien en la Fiorentina, menos cuando jueguen contra nosotras.

Están a tres puntos de la zona Champions. ¿Es el objetivo?

Sí, es el gran objetivo. Lo veo factible. El equipo ha hecho un paso adelante a partir de Navidad. La Supercoppa nos ha ido muy bien para ver en el punto en el que estamos. Competimos bien hasta el final contra la Juve, que está en cuartos de la Champions. Es muy factible que lleguemos a clasificarnos como segundas. Eso sí, tenemos que ganar los duelos directos que perdimos en la primera vuelta.

¿Cómo está la sociedad italiana con el deporte femenino? ¿Qué impacto tiene?

Estoy súper contenta. Casi todos nuestros partidos los dan por Milan TV, cada fin de semana dan un partido por LA7d en abierto y todos los partidos se televisan por Timvision. Somos doce equipos y la liga es muy competitiva, todos parten de un punto similar. De hecho, estamos compitiendo cuatro por el segundo puesto. De este modo todos los clubes se implican mucho. Veo que está creciendo mucho.