Noticias En directo
Argentina

La historia de Paulo Dybala en la Selección Argentina

20:56 CET 24/3/22
Lionel Messi Paulo Dybala Argentina
Paulo Dybala no fue convocado para las Eliminatorias Sudamericanas, pero no está descartado para Qatar. En Goal repasamos su carrera en Argentina.

Paulo Dybala irrumpió en el fútbol argentino en 2011, luciéndose en Instituto de Córdoba. Su talento fue rápidamente recompensado y viajó a Palermo para vivir su primera experiencia europea. Luego de unos años allí dio su último gran salto: pasó al multicampeón Juventus. Hoy, con 28 años, todavía no pudo transportar ese éxito a la Selección.

Su primer encuentro en Argentina se dio en octubre de 2015, ante Paraguay por Eliminatorias Sudamericanas. Tata Martino, por entonces entrenador de la celeste y blanca, le dio un puñado de minutos para que comience a despuntar su talento, pero para verlo como titular hubo que esperar casi un año: el 1 de septiembre de 2016, recibiendo a Uruguay, en donde fue expulsado antes de finalizar la etapa inicial.

Aquella noche fue el preludio de una relación tormentosa. En el lapso de siete años desde su primera convocatoria hasta la última, Dybala participó en poco más que 1.400 minutos. Son unos 15 partidos completos, pero en realidad jugó 31. Sólo terminó dos encuentros, ante Singapur en 2017 e Irak en 2018

Luego de un proceso finalizado de forma abrupta por Martino y un paso fugaz de Bauza todo parecía indicar que la asunción de Jorge Sampaoli, en junio de 2017, iba a acomodar a una Argentina complicada con la clasificación al Mundial de Rusia. El entrenador tenía muy bien considerado al cordobés, que desde el primer día estuvo bajo su ala. Tanto así que fue titular en los primeros cinco encuentros (de los 15 totales) del ciclo.

En el debut, amistoso ante Brasil, se comenzaron a ver las intenciones de juego: Dybala - Messi como doble enganche y un delantero de referencia. En el siguiente partido, 6-0 ante Singapur, Paulo se movió con total libertad por el campo de juego porque no estaba Leo.

El primer encuentro oficial tuvo como escenario el Estadio Centenario. Argentina se midió ante Uruguay por Eliminatorias y los dos 10 volvieron a compartir el mediocampo, con Mauro Icardi como único delantero. El resultado fue 0-0 con una actuación media de bajo nivel. Ante Venezuela, en el Monumental, sería su último encuentro como titular en esta seguidilla. Jorge Sampaoli repitió el tridente que no generó demasiado ante la Celeste y, otra vez, hubo un empate desolador.

En 2017, previo al duelo entre Barcelona y Juventus por Champions League, el mediocampista dijo una frase que lo acompañaría demasiado tiempo. "Es raro lo que voy a decir”, comenzó advirtiendo para que oigan bien,  “es difícil jugar con Messi en Argentina”. Ahí, sin saberlo ni buscarlo, ingresó en un espiral de burlas y críticas.

Evidentemente el concepto no tenía punto final en ese lugar, pero es todo lo que escucharon los sensacionalistas para crear caos. La frase completa es: "Es raro lo que voy a decir. Es difícil jugar con Messi en Argentina porque jugamos en la misma posición. Soy yo el que debo adaptarme algo más a él y hacerlo sentir bien en la cancha. Afortunadamente puedo jugar con él y es un gran placer. Entrenar y jugar con él me ayuda a mejorar y crecer".

Las críticas fueron incesantes, hostiles e injustas. Incluso el propio Lionel Messi le dio la razón al análisis de Dybala. "Hablamos con Paulo sobre eso, es verdad lo que dijo. Él en Juventus juega igual que yo, buscamos los mismos espacios. Y conmigo en la Selección le tocó jugar más por la izquierda, que por ahí no está tan acostumbrado", explicó Leo y despejó cualquier duda malintencionada a puro concepto futbolístico: "Para nosotros es más difícil jugar ahí, yo para el lado izquierdo voy muy poco. Por la derecha enganchamos para adentro y nos queda toda la cancha de frente". 

Pero Jorge Sampaoli, que le había dado toda la confianza al inicio, se la quitó de repente. En conferencia de prensa le soltó la mano y lo demostraría en los próximos encuentros: “Nosotros pensábamos que era un jugador top en la selección, después en el desarrollo del proceso… O nosotros no lo supimos ubicar en el lugar donde tendría que jugar de acuerdo a su club, o él no se adaptó a esta idea que es totalmente diferente a la de su club”, además dijo “todavía le está costando ensamblarse; es un jugador que desde su anarquía genera muchos puntos para el equipo donde está, y ha llegado a ser una de las figuras del fútbol italiano.” y advirtió que “lo ideal es que Paulo se potencie con este grupo de jugadores que más allá de ser muy buenos tienen que complementarse entre sí”. 

Ya ante Perú en La Bombonera lo sentó en el banco de suplentes. Messi fue único enganche, Papu Gómez por izquierda, Ángel Di María por derecha y Darío Benedetto como centrodelantero. ¿Cómo salió? 0-0. En la victoria 3-1 ante Ecuador, con los tres goles de Leo y el pase definitivo al Mundial, tampoco pudo ingresar al campo de juego. Participó en los amistosos previos a Rusia aunque de manera intermitente, sólo en uno fue titular y otra vez en una posición incómoda de acuerdo a sus características.

Su experiencia mundialista fue igual de infernal que la del resto. Estuvo veinte minutos en acción ante Croacia y poco más. Ni siquiera se llevó una palabra del entrenador. "Hablé con Sampaoli cuando vino a Torino, después me llevó al Mundial pero en Rusia no tuvimos comunicación. Nunca se acercó a hablar conmigo, nunca me dijo nada. Desde el día que llegué al predio hasta el último día que volvimos al país no tuve comunicación con él. Es raro que un entrenador no salude a un jugador o que le pregunte cómo está, cómo se siente, fue la primera vez que me pasó”.

Una vez finalizado el ciclo de Sampaoli comenzó el interinato de Lionel Scaloni, que en principio sería por un puñado de amistosos. Dybala iba a ser titular en el debut pero tuvo que ser suplente por un dolor. Y aquí hay otro aspecto clave de su derrotero en Argentina. Las lesiones lo han perseguido: de muslo, inguinal, cadera, ligamentarias, reacción de estrés del hueso y un sinfín de problemas musculares. En los últimos siete años tuvo 404 días de baja por lesión, perdiéndose 57 encuentros solo con su equipo doméstico

Recién pudo jugar treinta minutos ante Colombia, en el segundo encuentro, donde una vez finalizado Scaloni dejó claro que no había ningún problema con el futbolista, a pesar de los rumores que se gestaron: "¿Ustedes piensan que yo tengo problemas con él? Es un fenómeno”, comentó y lo dejó con el micrófono. "Recontra con él. Tenemos que ir todos para el mismo lado. Le agradecí personalmente”, cerró Paulo. 

Después fue titular y figura ante Irak en la goleada 4-0, también tuvo minutos importantes contra Brasil, México, Marruecos y Nicaragua. Pero volvió Leo Messi, llegó la Copa América 2019 y la Joya jugó 24 minutos hasta el partido por el tercer puesto, donde fue titular y sumó 67 minutos más.

Una vez finalizado el evento continental volvieron los amistosos de rigor y fue titular en todos: Chile, México, Alemania y Ecuador. Hay un patrón interesante entre estos juegos, en ninguno está Leo Messi.

En 2019, Lionel Scaloni comentaba que Paulo y Leo "son compatibles, pero hay que trabajarlo. Seguramente con tiempo pueda hacer que así sea, todavía considero que no es el momento". Lo cierto es que todavía no ha podido lograr esa conexión entre los talentosos, y uno de ellos perdió mucho terreno.

Desde que volvió el fútbol post parón pandémico no fue convocado ni a la Copa América 2021 ni a los primeros seis partidos de Eliminatorias. Cuando parecía estar con un pie afuera de cualquier posibilidad de llegar a Qatar, comenzó a sumarse en pequeñas dósis al grupo nacional. A principios de septiembre hizo su aparición ante Venezuela, aunque solo se contabilizaron diez minutos.

Si bien la siguiente triple fecha la perdió por lesión, volvió ante Uruguay como titular y asistió a Di María en el único gol del partido. Otra vez una molestia lo hizo salir en el entretiempo, también perderse el clásico ante Brasil disputado días más tarde en San Juan.

Meses más tarde, con la ausencia de Lionel Messi volvió a ser parte de la lista de Lionel Scaloni y se perfilaba para ser titular ante Chile y Colombia. Pero solo jugó veinte minutos.

La última doble fecha de las Eliminatorias Sudamericanas lo tomó en un momento complicado con Juventus. Las negociaciones de renovación no llegaron a buen puerto, por lo que a mitad de año saldría hacia un club de Premier League. Además tuvo poca actividad por una lesión en la cadera: en la eliminación de octavos de final de Champions League a manos de Villarreal jugó solo doce minutos.

Por todo eso, no fue convocado por el entrenador argentino. "Nosotros técnicamente no discutimos a Paulo", expresó en conferencia mientras alegó haber conversado con el cordobés antes y después de dar la lista. "Necesitamos que esté bien, que cuando venga esté en plenitud de condiciones y no le hacemos un favor convocandolo y que venga sin tener ritmo. Él lo sabe muy bien y para el Mundial falta", cerró Scaloni.

Paulo sigue sin poder torcer su historial negativo con la Albiceleste, pero todavía le quedan capítulos por escribir. ¿Será en Qatar?