Noticias En directo
Manchester United v Atlético de Madrid

Informe: El uno por uno del Atlético de Madrid en Old Trafford

11:14 CET 16/3/22
Renan Lodi Manchester United Atletico Madrid Champions League
Actuación coral y resolutiva de los colchoneros, que estarán en cuartos de Champions

Puerta grande o enfermería. El Atleti tenía que conquistar Old Trafford y lo hizo a la brava, con el trabajo colectivo y solidario como gran arma. Los rojiblancos, con un gol de Renan Lodi tras una gran jugada de Joao Félix y Antoine Griezmann, salieron ilesos del ‘Teatro de los Sueños’ y estarán en el bombo de cuartos de final de la Liga de Campeones. Esta fue la valoración de los jugadores colchoneros, uno por uno, de su partido en Manchester:

Jan Oblak (9). Noche grande, noche de matar o morir. Y en cada gran triunfo del Atleti, siempre debe aparecer el esloveno. Así fue. Oblak volvió a ser San Oblak. Al margen de una salida dudosa que casi le cuesta un susto al equipo nada más empezar, dejó tres paradas para la memoria rojiblanca. No estaba en un gran momento y anoche resucitó.

Marcos Llorente (7). Relegado al lateral derecho, en una temporada donde no ha tenido ni la continuidad ni la explosividad del curso pasado, Marcos cumplió con creces. Apenas pudo incorporarse con peligro al área contraria, pero fue un valladar en defensa.

Reinildo Mandava (7). Encomiable su trabajo como tercer central. Necesita mejorar varios conceptos defensivos y fue muy criticado por el gol de Elanga en la ida, pero en el duelo de Old Trafford ganó muchos duelos, anticipó muchos balones y bloqueó varios disparos.

Stefan Savic (8). En una de sus temporadas más delicadas, entre lesiones y sanciones, el balcánico recuperó su versión más agresiva. Infranqueable por alto, estuvo rápido en la marca y ayudó a Giménez en los momentos más complicados del partido.

Josema Giménez (9). Su mejor partido del curso. El uruguayo, que era seria duda para el duelo, sacó lo mejor de sí mismo cuando el equipo más le necesitaba. No le pasaron ni los rayos X. Las lesiones son su gran hándicap. Si está sano, es un baluarte para el Cholo.

Renan Lodi (9). Su eliminatoria fue apoteósica. Asistencia en la ida, gol en la vuelta y partidazo en Madrid y Manchester. Simeone reinventó un nuevo rol para el brasileño y Lodi estuvo solidario, rápido y letal. Aprovechó su ocasión. Todo parecía apuntar que podría salir en el mercado de invierno y le dio la vuelta a su situación. El trabajo siempre paga.

Héctor Herrera (7). El mexicano ayudó en el centro del campo. Fue al frente a la hora de distribuir la pelota y no se achicó en tareas de intendencia. Sufrió una entrada terrorífica que pudo haberle lesionado. El colegiado no sólo no mostró amarilla. No pitó ni falta. 

Koke (8). En el curso más complicado de su carrera, el capitán honró el brazalete. Apareció, dio pases de seguridad, filtró buenos balones y salió del campo exhausto, roto y cojo, tras haber dado todo lo que tenía. Estará mal o bien, pero su compromiso es innegable.

De Paul (7). El argentino, que no está respondiendo a las expectativas que generó su fichaje, anoche sí fue el De Paul que quiere ver el Cholo. Estuvo en todas las batallas, recuperó balones, pisó área y estuvo cerca de marcar un golazo tremendo. 

Joao Félix (7). El portugués, que recibió menos balones de lo que le habría gustado, fue un estilete que infundió miedo a los ingleses. Letal en la ida y genial en la vuelta, se ha ganado la titularidad. Su clase, infinita, y su actitud, cada vez más comprometida, le auguran que lo mejor está por venir. Tiene magia en las botas, es diferente y ve el fútbol como nadie. 

Antoine Griezmann (8). Alma de gregario y calidad a raudales. El francés, que hasta este partido no estaba ofreciendo su mejor versión, anoche supo leer con inteligencia los mejores momentos del partido. Aceleró o frenó cuando le convenía al Atleti, fue un incordio para el United y le puso un balón perfecto a Lodi en el gol del los del Cholo. 

Kondogbia (6). Salió cuando apenas quedaban 10 minutos para el final, para sustituir a Koke, que ya estaba roto. No estaba para jugar el partido completo, pero ayudó al equipo a achicar agua y robó un par de balones cuando el equipo necesitaba más aire. 

Ángel Correa y Felipe (sc). Salieron en los instantes finales. 

Diego Pablo Simeone (8). Su planteamiento fue el adecuado. En la ida y en la vuelta. Supo motivar al vestuario, maniató al United, cortó el suministro de balones a Cristiano y logró imponer su plan con su vieja receta de siempre: esconder los defectos del equipo y potenciar sus virtudes. Su gran éxito, el triunfo del colectivo. 

Rubén Uría