Noticias Partidos
Sevilla

El Sevilla sale de la UCI y encuentra un camino para creer

12:01 CET 9/1/23
Sevilla LaLiga
La vuelta de Fernando, la mejoría de Jordán, Rakitic y Acuña y el liderazgo de Óliver Torres, claves en la mejoría sevillista en 2023.

El Sevilla venció con sufrimiento y apuros al Getafe, como si no iba a hacerlo un equipo que hasta hace muy pocas semanas era un cadáver. El triunfo sirve a los de Nervión para salir del descenso pero también para recuperar la fe y que es un equipo capaz de ganar partidos de fútbol.

Desde que empezó esta calamitosa temporada, el Sevilla se marcó el parón por el Mundial de Qatar 2022 como el punto de inflexión para resurgir y lo cierto es que Jorge Sampaoli ha sabido aprovechar el tiempo que le dio la cita mundialista para matizar conceptos, crear sinergías y, en definitiva, mejorar a su equipo.

La victoria por 0-5 ante el débil Linares en la Copa del Rey sentó algunas bases de la mejoría sevillista pero la prueba de fuego estaba ante el Getafe en LaLiga. El Sevilla salió al verde del Ramón Sánchez-Pizjuán con la losa de saberse penúltimo y de no haber ganado ningún partido liguero en casa durante todo el curso y sólo uno entre todas las competiciones.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram sobre el Sevilla FC y recibe todo el contenido de Goal sobre tu equipo al instante en tu móvil

Sin embargo, el Sevilla, contra lo que venía ocurriendo durante todo el curso, se creció ante la adversidad. La primera parte dejó los mejores 45 minutos de fútbol del curso. A través de una presión muy alta, con los laterales jugando en campo contrario y con Jordán, Óliver Torres y Rakitic muy enchufados en la resta y con mucha movilidad en ataque, el equipo de Sampaoli consiguió rozar el 70% de posesión, un arma tantas veces inocua pero que le sirvió para no sufrir atrás y para ir cercando el área azulona aunque con más obstinación que acierto.

La pizarra, un arma casi olvidada en el Sevilla este curso, sirvió para desatascar el encuentro. Primero casi lo consigue Jordán con un cabezazo que se fue a la madera y después con el de Acuña que sí acabó en la red. Sampaoli estudió la debilidad getafense defendiendo el primer palo y supo sacarle partido.

La segunda parte devolvió las dudas. El Getafe dio un paso al frente, el Sevilla pagaba en el centro del campo el esfuerzo de la primera parte y Sampaoli tuvo que adelantar a Fernando Reges para volver a gobernar la medular. El ex del Oporto volvió a demostrar por qué ha sido y es capital en este equipo y empezó a apagar fuegos hasta que Óliver Torres y Navas fabricaron la jugada del 2-0 de Rafa Mir, que volvió a cumplir con su rol de goleador saliendo desde el banquillo.

A todos estos argumentos mejorados, el Sevilla también sumó la verticalidad del volunarioso Lamela, la frescura de un Navas que ha agradecido el parón y los acierto de un Gudelj que sigue en su rol de líder y corrector de los errores de Nianzou, que pudo costarle algún gol en contra a su equipo.

De hecho, al Sevilla incluso le cambió el aire en contra que venía teniendo todo el curso. En esta ocasión, Enes Unal estuvo en fuera de juego por centímetros, Mayoral mandó una ocasión clarísima al lateral de la red y hasta Loic Badé dejó un debut destacable sin casi ni conocer a sus compañeros. Sampaoli siempre ha repetido que construir desde la felicidad de la victoria es más sencillo y el triunfo ante el Getafe debe ser el principio de un nuevo Sevilla al que le sigue faltando muchas cosas para ser fiable, entre ellas más fichajes, pero que toma aire para poder crecer.