Noticias En directo
FC Barcelona

El Barça y el Ayuntamiento siguen negociando por el Espai Barça

10:30 CEST 30/3/22
Espai Barça Camp Nou Barcelona
El club continúa hablando con el consistorio para conseguir las licencias para empezar las obras este verano y para poder trasladarse a Montjuïc

El Barcelona sigue manteniendo la idea de empezar las obras del Espai Barça este próximo verano. La situación económica del club continúa estando bajo mínimos y el préstamo de 1.500 millones que debe conseguir el fondo Goldman Sachs para afrontar la construcción todavía no está cerrado, pero en la entidad azulgrana hay cierta prisa para evitar más retrasos en unas obras que, según el calendario inicial, tuvieron que empezar en 2017 y terminar en 2021. El Camp Nou ha sufrido varias intervenciones durante los últimos años para arreglar patologías -algunas de ellas graves-, pero la remodelación integral no puede esperar más. Es por ello que el club y el Ayuntamiento de Barcelona negocian para cerrar cuanto antes una primera licencia de demolición que permita al Barça derribar la tercera grada del estadio en cuanto termine la temporada. Dicho paso es el inicial antes de afrontar la construcción de un nuevo tercer anillo y la mejora general de todas las instalaciones. "No contemplamos retrasos en esa primera actuación", sostienen desde el club.

El proyecto trabajado por la directiva de Josep Maria Bartomeu ya tenía la aprobación del consistorio municipal aunque no disponía todavía de licencia de obras. Una vez estudiado por la junta de Laporta tras ganar las elecciones de marzo de 2021, los nuevos responsables de la entidad azulgrana creyeron conveniente aplicar ciertas modificaciones que están siendo, en estos momentos, analizadas por los técnicos del Ayuntamiento catalán. "Esto provoca ciertos retrasos en los permisos. Las modificaciones tienen que pasar unos trámites", comentan a Goal fuentes del club blaugrana conocedoras del proyecto. Uno de estos cambios atañe a la cubierta del estadio, cuya tecnología pasará a ser más sostenible con la instalación de 30.000 metros cuadrados de placas solares para aprovechar la energía fotovoltaica. "Al Ayuntamiento le gustan los retoques, porque mejoran la sostenibilidad. Nos entenderemos", insisten desde el Barcelona.

Montjuïc necesita adaptaciones

Las obras del Camp Nou, si el calendario se cumple, deben concluir durante el último trimestre de 2025. Pero habrá una temporada en la que el primer equipo masculino tendrá que cambiar de hogar. Será en la 2023-24 cuando el Barça deberá desplazarse a otro estadio que, a priori, será el Estadio Olímpic Lluís Companys situado en la montaña de Montjuïc. El campo utilizado por el Espanyol durante doce temporadas antes de la inauguración del RCDE Stadium de Cornellà-El Prat. El Olímpico de Montjuïc es un estadio municipal, con lo cuál el Barcelona y el Ayuntamiento de la ciudad necesitan ponerse de acuerdo para que el club azulgrana pueda usar las instalaciones durante sus partidos oficiales. "Seguimos hablando de todas las condiciones", subrayan desde el consistorio.

Estas conversaciones no se basan únicamente en el precio del alquiler. "Existen temas logísticos, porque además hay eventos previstos. Pero también se tienen que analizar los beneficios y los hándicaps que significa ir a jugar a Montjuïc", comentan fuentes del club barcelonista. Uno de los principales puntos de debate está en la mejora de las instalaciones. El Barcelona necesita que el estadio Olímpico cumpla ciertos requisitos necesarios para las competiciones de élite, así como para mejorar la comodidad de los aficionados y los futbolistas profesionales. ¿Pero quién paga esas adaptaciones? Aquí está la discusión. El Ayuntamiento no está, inicialmente, dispuesto a sufragar dichas mejoras, con lo cuál debería afrontarlas el club azulgrana, que sigue estudiando los costes totales de ese traslado. "Si vemos que no es viable, tendremos que trabajar en casa, en nuestras instalaciones. Pero eso alargaría los plazos, no sería lo ideal", reconocen desde el Barcelona.