Noticias En vivo
UEFA Champions League

Por qué no hay valor doble de los goles de visitante en la Champions League 2021-2022

11:46 GMT-5 04/05/22
Balón Champions League
La UEFA decidió antes del comienzo de la temporada retirar el valor doble de los goles fuera de casa

Por primera vez desde 1965 no habrá valor doble de los goles que se marquen en campo contrario en las eliminatorias de la UEFA Champions League 2021-2022. En caso de empate de goles tras disputarse los 180 minutos, las eliminatorias se decidirán en la prórroga o en los penaltis en el caso de que se mantenga la igualdad en el marcador.

SIGUE EN DIRECTO LA SEMIFINAL REAL MADRID VS. MANCHESTER CITY DE LA CHAMPIONS LEAGUE PULSANDO AQUÍ

Por qué no hay valor doble de los goles de visitante en la Champions League 2021-2022

La UEFA así lo decidió a principio de temporada. Concretamente, el pasado 24 de junio emitió un comunicado oficial anulando el valor doble de los goles marcados a domicilio.

Aquí el comunicado de la UEFA explicando los motivos de la decisión

Siguiendo la recomendación del Comité de Competiciones de Clubes de la UEFA y del Comité de Fútbol Femenino de la UEFA, el Comité Ejecutivo de la UEFA ha aprobado hoy una propuesta para eliminar la regla de los goles fuera de casa de todas las competiciones de clubes de la UEFA (masculinas, femeninas y juveniles) en las fases de clasificación de las competiciones de la 2021-2022.

La regla de los goles de visitante se aplicó para determinar el ganador de una eliminatoria a dos partidos en los casos en que los dos equipos habían marcado el mismo número de goles en total en los dos partidos. En tales casos, el equipo que había marcado el mayor número de goles fuera de casa se consideraba ganador de la eliminatoria y se clasificaba para la siguiente ronda de la competición. Si los dos equipos habían marcado el mismo número de goles en casa y fuera al final del tiempo normal de juego en el partido de vuelta, se jugaba la prórroga, seguida de tiros desde el punto penal si no se anotaba ningún gol.

Con la decisión de eliminar esta regla, las eliminatorias en las que los dos equipos marcan el mismo número de goles en los dos partidos no se decidirán por el número de goles anotados fuera de casa, sino que se jugarán dos prórrogas de 15 minutos al final del partido de vuelta y en caso de que los equipos marquen el mismo número de goles o ningún gol durante este tiempo extra, los lanzamientos desde el punto de penalti determinarán el equipo que se clasifica para la siguiente fase de la competición.

Dado que los goles fuera de casa ya no tendrían un peso adicional para decidir un empate, también se eliminarían de los criterios utilizados para determinar la clasificación cuando dos o más equipos están empatados a puntos en la fase de grupos, es decir, los criterios aplicados a los partidos jugados por el equipos en cuestión. No se eliminarían de los criterios adicionales aplicados a todos los partidos de la fase de grupos si los equipos se mantuvieran igualados (mayor número de goles fuera de casa marcados en todos los partidos de la fase de grupos), con el fin de mantener un número máximo de criterios deportivos.

Las estadísticas desde mediados de la década de 1970 hasta ahora muestran una clara tendencia de reducción continua en la brecha entre el número de victorias en casa/fuera (del 61 %/19 % al 47 %/30 %) y el número medio de goles por partido marcados en local/visitante (de 2,02/0,95 a 1,58/1,15) en las competiciones masculinas, mientras que desde 2009/10, la media de goles por partido se ha mantenido muy estable en la UEFA Women's Champions League con una media global de 1,92 para los equipos locales y 1,6 para los equipos visitantes.

Se puede considerar que diferentes factores tienen un impacto en esta disminución de la ventaja de jugar como local. Mejor calidad de campo y tamaños de campo estandarizados, mejor infraestructura del estadio, mayores condiciones de seguridad, mayor cuidado del arbitraje (y, más recientemente, la introducción de soporte tecnológico como GLT y VAR), cobertura televisiva más amplia y sofisticada de los partidos, condiciones de viaje más cómodas, un calendario comprimido que dicta la rotación de equipos y los cambios en los formatos de las competiciones son elementos que han afectado la forma en que se juega al fútbol y han desdibujado las líneas entre jugar en casa y fuera.