Noticias Partidos
Universidad de Chile vs Universidad Católica

La U armó la fiesta, Católica goleó y disfrutó como ninguno

15:57 GMT-5 27/08/22
270822 Luciano Aued Universidad de Chile Universidad Católica
El León está más herido pese a que vivió una jornada emotiva por el regreso al Nacional. La permanencia es su objetivo.

Vive un infierno la Universidad de Chile, que en el Estadio Nacional no ha podido con los argumentos de una Universidad Católica que se queda con el Clásico 195 por los goles de César Pinares, Fernando Zampedri y Clemente Montes y un resultado que ha decretado, con fuerza en el ataque, temprano. Es más, los últimos 40 minutos se trataron de un León laborioso y un tetracampeón consciente de que la tarea estaba adelantada lo suficiente, por lo que se dedicó a trabajar una victoria fundamental que lo invita a pelear por su piso mínimo: entrar a una copa internacional del 2023. Con todo a favor, se las arregló igual para extender la ventaja hasta una goleada al filo de los descuentos.

Un clasiquero Pinares deslumbró con una definición de lujo antes de los 10', merced a un pase de Isla a quien pifiaron cada vez que tocó el balón. El Huaso igual se las iba a arreglar para habilitar en el tercero, otra vez vistiéndose de extremo, a Clemente Montes. En todo caso, fue el Toro Zampedri -a pase de Pinares- quien le acortó prácticamente al 100% las posibilidades al cuadro laico, con un tiro cruzado imposible para Campos. Se le repitieron los protagonistas a una UC que no tuvo piedad alguna y que sin necesidad de brillar apabulló.

El resumen de La U vs. Católica desde Ñuñoa

Punto aparte para Matías Dituro, de inmenso rendimiento y tapadas para todo gusto por el óptimo nivel en la última resistencia, el arco. El regresado desde LaLiga amagó los constantes atrevimientos de un Ronnie Fernández que deambuló en soledad por la ofensiva azul -junto con un Assadi de buenas activaciones- hasta que entró Darío Osorio a colaborarle con ganas de inscribir su firma. La Joya laica también se acercó con remates directos a la puerta de un argentino que también ganó aquellos rounds para sacar a los suyos del peligro y acercar al Romántico Viajero a una batalla férrea por evitar el descenso de categoría. Para peor, todo terminó con una invasión de campo, bochorno tofavía mayor para los derrotados.