Noticias En vivo
Chile

La millonaria traición que sacude el círculo de confianza de Arturo Vidal

14:56 GMT-5 04/05/22
Arturo Vidal Inter de Milán
El volante del Inter interpuso una querella contra un familiar por los delitos de administración desleal y celebración de contrato simulado.

El pasado marzo, varias teorías se tejieron en torno a una publicación realizada por Arturo Vidal en su cuenta de Instagram en la aparecía un hombre cuyo rostro se encontraba tapado con el emoticón de un ratón. La imagen fue musicalizada con la popular canción “Rata de dos patas” de la cantante mexicana de género ranchero Paquita la del Barrio.

Y esta jornada el diario La Tercera resolvió el misterio al revelar la "traición" que remece el círculo de confianza del volante de Inter de Milán. Y es que el hombre de La Roja interpuso una querella por los delitos de administración desleal y celebración de contrato simulado en contra de Carlos Albornoz Pardo (y quienes resulten responsables), "tío" del futbolista, a quien el valor nacional le había entregado poder para controlar sus inversiones en Chile.

La acción judicial, según detalla el citado medio, "fue ingresada el 21 de abril pasado en el 7º Juzgado de Garantía de Santiago por los abogados Carlos Berríos y Cristóbal Basaure".

El familiar vinculado a la madre del jugador, Jacqueline Pardo, habría realizado "traspaso de propiedades, solicitudes de préstamos, deudas millonarias y múltiples demandas civiles a los negocios en Chile" de acuerdo a lo que expone el escrito legal de 18 páginas al que tuvo acceso el matutino.

“Nada de esto consta documentado, ni mucho menos fue informado a nuestro representado, disponiendo durante todos estos años el señor Carlos Albornoz de la sociedad y su composición a su antojo, sin informar ni rendir cuentas a nadie, especialmente al accionista mayoritario, don Arturo Erasmo Vidal Pardo”, se describe en el documento.

Fiel al portal, el vínculo de negocios entre Vidal y Albornoz data del 2013 cuando constituyeron la sociedad Inversiones Vidal SpA, que años más tarde cambiaría su nombre a Inversiones Vidal II SpA. La compañía se dedicaría a la inversión en todo tipo de bienes “y la obtención de rentas por medio de la explotación de las mismas” en la que el ex Barcelona quedó con un 99% de la propiedad y su familiar con sólo un 1% de los derechos sociales.

La querella da cuenta que esa decisión se dio dada "la confianza que existía entre los accionistas en virtud de su vínculo familiar, y en especial atención al hecho de que nuestro representado se encuentra la mayor parte del tiempo fuera del país debido a su profesión”.

Los dineros provenían íntegramente del bolsillo del también ex Bayern Munich “con el objeto de que ésta pudiese concretar distintas oportunidades de negocio que el señor Carlos Albornoz, en su calidad de administrador, le proponía”. Con estos fondos, la sociedad compró tres terrenos en Chicureo por 1.830 millones de pesos, donde se esperaba la construcción del Club Chicureo.

"El futuro del proyecto era auspicioso. Tanto así, que el mismo 2014 Carlos Albornoz decidió hacer parte del negocio a su hermano y también primo del ex jugador de la Juventus, Víctor Albornoz Pardo, otra de las figuras del entorno familiar que era cercana al futbolista, “lo que se concretaría mediante la venta de acciones de propiedad de Vidal”, señala el escrito.

Cuando sucedieron las primeras situaciones sospechosas, Vidal "no sólo vendió parte de sus acciones al señor Víctor Albornoz, sino que también tuvo que traspasar parte de su participación en la sociedad al señor Carlos Albornoz. De esta manera, pasó de tener un 99% de participación en la sociedad, a un 60%, distribuyéndose el 40% restante entre el señor Carlos Albornoz y Víctor Albornoz, en partes iguales”.

"Sin expresión de causa ni razón de negocios alguna", el 25 de junio de 2020 el primo del seleccionado con La Roja, en representación de Inversiones Vidal II SpA, se transfirió para sí mismo la parcela N°21", de acuerdo a lo manifestado por el medio, en una transacción que tuvo un valor de 7.000 UF, en un dinero que "jamás ingresó a la sociedad".

Además, el futbolista descubrió "cuantiosos préstamos" que ascienden a cuatro mil millones de pesos, entre enero de 2020 y diciembre de 2021, de los cuales no fue consultado y en los que aparece "como aval personal en caso de no pago".

Finalmente, el deportista creó la compañía de nombre Área 23 SpA donde surge el nombre de un tercer involucrado: el ingeniero comercial Marcelo Henríquez Pardo. En la acción judicial, el nacido en San Joaquín apunta a que éste “asumió de facto funciones de dirección del Club, sin estar contratado por la sociedad Área 23 SpA” y que, a causa de su participación, recibió 12 demandas laborales “9 de las cuales corresponden a cobranza judicial por no pago de cotizaciones previsionales”.

Esta empresa también registra operaciones de crédito y préstamo con la banca, esta vez por cerca de $94 millones, “financiamiento que, nuevamente, no ingresó a la sociedad”, agregan.

“La información contable y financiera ha sido maliciosamente manipulada para ocultar los egresos de los dineros que ingresaron por los préstamos adquiridos (...) ambas sociedades se encuentran con pérdidas hace varios años, lo que deja al descubierto que la administración ni siquiera ha sido capaz de generar utilidades en un año”, cierran.