Noticias En vivo
Colombia

James, Lucho y Juanfer: talento que Colombia debe conjugar para pensar en Qatar

14:26 GMT-6 24/03/22
Juan Fer - Lucho - James Colombia
Colombia cuenta con tres talentos de clase mundial, separarlos es un error que no se debe cometer.

Con dos partidos restantes en el calendario y un déficit de gol que obligó a Colombia a ganar y esperar resultados en otras plazas, es necesario cambiar de mentalidad y salir, ante Bolivia y Venezuela, a poner ‘toda la carne en el asador’, algo que Reinaldo Rueda suele hacer cuando los partidos están enredados y cuando faltan 15 minutos para el final.

Si bien, los delanteros de la Tricolor tienen el arco cerrado desde hace meses cuando de selección se trata, existen opciones para atacar sin depender de los hombres de punta, pues ante la apremiante necesidad de ganar, y ojalá con una buena diferencia de gol, el mediocampo es una zona vital y con elementos suficientes para hacer del conjunto cafetero un temido rival en zona ofensiva.

Se plantea entonces la opción –casi como obligación- de poner desde el minuto uno a tres jugadores que tienen el talento y la magia para sacar adelante cualquier equipo, sí y solo sí, el técnico les permite jugar en sus posiciones originales y desarrollar el fútbol que tienen en la sangre. James, Juanfer y Lucho tienen que ser los líderes de un equipo que no se puede permitir diluirse más, entendiendo que queda una ventana de oportunidad para buscar el cupo a Qatar.

Nómina de Colombia vs. Bolivia, por las Eliminatorias Sudamericanas rumbo a Qatar: convocados, titulares y suplentes

Los tres talentosos de Colombia pueden ocupar el medio campo ofensivo sin que esto represente que se vayan a ‘pisar’, ni a perder desempeñando funciones que los retrasen y les impidan enfocarse en su verdadera misión, pues para nadie es un secreto que en este ciclo se le ha pedido a los tres que cumplan labores de marca y recuperación, algo inaudito cuando se trata de hacer goles.

Lo primero que se debe asegurar, para que el tridente tenga éxito, es una contención efectiva, que no se atornille al centro del campo y que le de libertades a los de arriba para ir con todo sobre el arco rival, sabiendo que en el regreso van a estar cubiertos; elementos como Wilmar Barrios y Jefferson Lerma cumplen a la perfección con este papel y si el desarrollo del partido exige mayor transporte para permitir la conexión con el ataque, entonces Matheus Uribe llega en plenitud de condiciones.

Luis Díaz por la punta izquierda, libre y con llegada al área, así como viene deslumbrando en Liverpool, es garantía de opciones de gol, de romper líneas y de paso se asegura un socio espectacular para alguna diagonal, cambio de frente o pase de la muerte que puedan entregar James y Juanfer.

Quintero ocuparía la banda derecha, recibiendo y resolviendo con la velocidad mental que le permite entender, antes que todos, la mejor jugada por realizar, insistiendo en que otorgarle funciones de recuperación implica someterle a un desgaste absurdo y que lo va a sacar del juego en poco tiempo.

James necesita y puede volver a ser el corazón de Colombia, liberarle de toda obligación defensiva (que no le corresponde) y entregarle el medio campo para que dibuje a su antojo, solo puede derivar en situaciones de peligro y opciones de gol, el 10 tiene pase, gambeta y remate. Inaudito que no juegue más cerca del área chica.

Colombia se enfrenta a su mayor reto en los últimos años, no tiene nada asegurado y no depende de sí mismo para llegar a la Copa del Mundo de Qatar; pero también tiene una oportunidad única de juntar a tres baluartes del balompié mundial y dejarlos brillar, entregándoles los estandartes para que lideren las últimas dos batallas de las Eliminatorias y esperando que suceda lo mejor.