Noticias En vivo
Villarreal v Juventus

El Villarreal, indignado con la actitud inexplicable del árbitro y el VAR

3:58 GMT-6 23/02/22
Rabiot Chukwueze stamp

Nadie se explica cómo Adrien Rabiot no acabó expulsado en el estadio de La Cerámica. Su entrada con los tacos por delante, a la rodilla de Chukwueze, pudo haber lesionado de manera grave al jugador del "Submarino Amarillo", pero ni el árbitro, ni sus asistentes, apreciaron la gravedad de la patada, que sólo fue castigada con cartulina amarilla. Lo realmente sorprendente es que el VAR decidió no actar, ni siquiera avisar al colegiado para que fuera a ver las imagenes sobre la entrada de Rabiot al jugador del Villarreal. Nada. Increíble, pero cierto.

En el Villarreal existe una mezcla de sorpresa e indignación por lo sucedido. Entienden que el árbitro, el alemán Daniel Siebert, no pudiese intepretar la gravedad de la acción en el mismo momento, porque apenas tuvo unos segundos de reacción. Lo que nadie comprende y ha provocado un profundo malestar en el club es que el también alemán, Bastian Dankert, encargado del VAR, decidiera, por su cuenta y riesgo, no tener en cuentra una jugada que podría haber dejado a la Juventus con diez hombres. De hecho, Fernando Roig, presidente del Villarreal, comentó al finalizar el partido lo siguiente:  "Para mí era roja, una entrada a la altura de la rodilla y poco más le rompe la rodilla. No entiendo cómo no la han revisado y le han sacado tarjeta a nuestro portero. Ha sido una entrada muy dura", dijo.

En la cúpula del "Submarino Amarillo" no se explican cómo es posible que los árbitros alemanes, teniendo una magnífica herramienta a su disposición, como el VAR, decidieran no recurrir a él. No sólo por lo peligroso de la entrada de Rabiot, muy arriba, que pudo haber lesionado al jugador del Villarreal, sino porque después incluso se produjo una tangana y una acumulación de jugadores de uno y otro equipo que protestaban la jugada, algo que dio todo el tiempo del mundo para que el VAR revisara esa entrada y avisara al árbitro para que viera en los monitores lo que había sucedido. En el vestuario del Villarreal tampoco se explican lo sucedido. Chukwueze, el primero. La entrada de Rabiot fue durísima y le pudo haber lesionado. La sensación en el vestuario amarillo era de incredulidad. Y los pesos pesados del equipo se preguntaban por qué el VAR no entró en una jugada decisiva.

Por ahora, el club no ha presentado una queja formal a la UEFA, algo que verían con buenos ojos los aficionados del Villarreal, porque nadie puede poner en duda que el arbitraje cometió un error gravísimo anoche contra el equipo de Castellón. Nadie se explica por qué Rabiot siguió jugando después de lo que hizo.