Noticias Partidos
Burundi

El presidente que jugaba al fútbol y arrestaba a los rivales

5:20 GMT-6 25/12/22
Pierre Nkurunziza Presidente de Burundi
Pierre Nkurunziza gobernó Burundi durante 15 años. En el 2018, puso en prisión a un entrenador adversario porque le cometieron varias faltas.

Jugar al fútbol contra un Jefe de Estado puede tener sus consecuencias. Y algunas pueden ser graves, como ocurrió en Burundi, en febrero del 2018. El entonces presidente de este país africano, Pierre Nkurunziza, terminó dando la orden para arrestar a un entrenador adversario (Cyriaque Nkezabahizi) y a su ayudante (Michel Mutama) porque los jugadores rivales le cometían infracciones duras.

Sandor Szucs, el futbolista que fue ahorcado por amar

Curiosidades del deporte, de la política y del poder. Nkurunziza (1964-2020) era fanático del balón y solía viajar con su equipo, el Haleyuya FC, para disputar distintos partidos. En aquella ocasión, armó un amistoso en la ciudad de Kiremba (cerca de la frontera con Rwanda) y, según su parecer, sufrió una dura marca, con piernas fuertes. Lo que se dice un juego brusco, básicamente. Nada que no haya sufrido un Lionel Messi, un Cristiano Ronaldo, un Neymar y compañía.

Claro que, al mandatario, no le gustó demasiado, no se pudo destacar como goleador, como acostumbraba hacer, y terminó culpando al cuerpo técnico contrario por haberle dado esas supuestas instrucciones a sus dirigidos. Los acusó de “conspiración contra el Presidente de la República”.

Luego, desde la prensa afín al Gobierno informaron que las detenciones fueron parte del proceso por “socavar la seguridad del Estado”. Según la agencia AFP, el equipo rival estaba también conformado por algunos refugiados congoleños que desconocían a la máxima autoridad.

Nkurunzizal, nacido en 1964, presidió esta nación desde 2005 hasta 2020. Construyó un estadio para nueve mil personas en su pueblo natal e hizo más de diez en el resto del país. Amaba el fútbol, pero, al parecer, no le gustaba perder…