Noticias Partidos
Liga Profesional Argentina

El día que Tigre expuso las falencias del River de Marcelo Gallardo

21:44 GMT-5 26/08/22
paulo diaz enzo perez river tigre copa de la liga 11052022
La última vez que este par se enfrentó, además de dejar un gran espectáculo, se vislumbró una clase magistral del Matador. ¿Volverá a suceder?

River y Tigre serán parte de uno de los partidos más atractivos de la fecha 16 del Torneo de la Liga Profesional. Este sábado 26 de agosto, desde las 20.30, se verán las caras en Victoria. El Millonario buscará una reivindicación del último cruce, que lo dejó afuera de un gran objetivo.

Si bien esta vez no será un trámite de eliminación directa y, además, jugarán en casa del Matador, mucho de lo que sucedió aquella noche se repetirá. Por ejemplo, fue la confirmación del actual goleador del campeonato: Mateo Retegui.

¿CÓMO FUE LA ELIMINACIÓN DE RIVER?

"Uno tiene un gusto, una idea, una forma de sentir el juego, pero lo que tiene que tener es sentido común y saber a quien enfrentás. Sabíamos que River es mejor equipo que Tigre: tiene mejores individualidades, colectivamente es mejor. Entonces, en esa pelea mano a mano, si queríamos tener tenencias muy largas, no ibamos a poder llevarlas adelante. Esto es jugar bien también". Con este concepto contundente, Diego Martínez cerró la conferencia de prensa posterior a la victoria 2-1 en el Monumental.

En ella dejó dos claves de cómo su equipo, de acuerdo a las propias características que posee, pudo arrebatarle el pase a semifinales de la Copa de la Liga 2022: primero, tapar el pase interno; segundo, aprovechar los espacios a la espalda de la defensa.

¿Cómo podían tapar el pase interno? Tigre propuso un 4-1-3-2, con Sebastián Prediger de mediocampista central, Alexis Castro, Equi Fernández y Cristian Zabala por delante.

"Este esquema, un poco asimétrico que planteamos con Cristian más cerrado, liberando la posición de Marcelo Herrera, hacía que si podíamos recuperar, la pelota no llegaba a banda, y si nos generaba incomodidad, lo ibamos a intentar neutralizar con un cambio de marca rápido entre Sebastián Prieto y Abel Luciatti."

En cuanto a la otra mitad del campo, la parte izquierda del ataque millonario, la idea fue neutralizar el triángulo que formaban Milton Casco, Nicolás De La Cruz y Esequiel Barco. Los intérpretes para esto eran, claro, Alexis Castro, Equi Fernández y Lucas Blondel.

¿Qué terminó pasando? River tuvo muchísimo la pelota. En total, la posesión fue 68% a 32% favorable a los locales, con picos de 77% entre los 30 y 60 minutos. Pero llegó muy poco. Las únicas buenas oportunidades, además de los tiros de media y larga distancia, fueron las que lograron romper el ajedrez que propuso Tigre.

La parte ofensiva tuvo que ver con transiciones rápidas. Y hay que hablar de nombres propios: Facundo Colidio y Mateo Retegui. Diego Martínez decidió ponerlos en lugar de Pablo Magnin e Ijiel Protti. "Se dio por características físicas, la potencia nos iba a dar carreras al espacio; sabíamos que iban a ser tenencias cortas, y que ibamos a tratar de, antes de que River se reorganice, aprovechar los espacios".

Es que una característica de los equipos propositivos como el de Marcelo Gallardo, es intentar achicar el largo del campo (y hacerlo ancho). Esto lo hacen subiendo su línea defensiva hasta mitad de cancha. Le da dominio, porque empuja al rival, pero también corre un riesgo: tener demasiados metros entre el último defensor y Franco Armani. Eso quiso explotar el Matador. La duración media de la posesión de Tigre fue de ocho segundos, mientras que River lo duplicó. El Matador dio 208 pases, 101 hacia adelante. El Millonario alcanzó 644 pases, pero solo 201 hacia adelante.

Fue el cuarto encuentro como titular de Retegui en esta competición, que demostró ser un prospecto autosuficiente en ataque. Un precedente interesante para entender su inclusión es la tercera fecha de la Copa de la Liga 2022, ante Lanús en La Fortaleza. Probablemente un encuentro con una dinámica similar a la que se dio en el Monumental: los de Almirón alcanzaron un 61% de posesión, pero practicamente no incomodaron a Gonzalo Marinelli y fue 0-0.

Gracias a esto, sumado a un increíble temple para que la diferencia entre teoría y práctica no fuese inabarcable en el contexto infernal del Monumental, y sabiendo aguantar replegado en los momentos de dominio rival, el visitante tuvo una noche especial que recordará siempre.