Noticias Partidos
Boca Juniors

Boca se corrió de su libreto y complicó su chance de ser campeón

17:42 GMT-5 16/10/22
Hugo Ibarra dando indicaciones
El conjunto de Hugo Ibarra tendrá que recuperar su rumbo si no quiere dejar escapar la chance de sumar otra estrella.

Boca Juniors sufrió un duro traspié en Rosario al caer por 2-0 frente a Newell's, resultado que termina con una racha de 15 partidos sin derrotas y que le quita una ventaja importante que tenía el Xeneize de cara a la recta final de la Liga Profesional 2022. Ahora el equipo de Hugo Ibarra está obligado a ganar los dos partidos que le quedan si no quiere depender de nadie y cumplir su sueño de ser campeón.

El argumento del cansancio, del duro calendario, el de la presión acumulada desde agosto y las lesiones son reales. Pero esas excusas no son definitorias para Boca, menos cuando sólo quedaban tres jornadas para lograr el objetivo. Hoy el Xeneize tuvo una de sus peores versiones y ni siquiera el jugar más de un tiempo con un futbolista extra lo ayudó a mejorar su rendimiento.

La expulsión de Sforza terminó siendo más un problema que una solución. Ibarra, intentando aprovechar esa ventaja. buscó el triunfo que necesitaba, pero se corrió de su libreto, atentó contra su solidez y eso perjudicó al equipo. El técnico reemplazó a Carlos Zambrano por tener una amarilla, protegiéndose de una decisión arbitral polémica que le provocara una roja y por las enormes bajas que tiene en ese puesto. El problema fue que en esa variante puso a un delantero - Sebastián Villa quien volvió de su lesión de rodilla - e improvisó a Luis Advincula en central. Enroque de nombres que culminó en un doble error del peruano y el 1-0 a favor de Newell's.

La ventaja del local agravó los problemas de construcción de Boca, que pese a tener grandes números posesión de pelota, nunca supo cómo vulnerar a un Newell's que se plantó firme con cinco defensores rodeando su área. La falta de ideas, la rigidez de sus futbolistas, el mal rendimiento individual de todos sus hombres experimentados, hicieron un combo letal para el Xeneize.

Para peor, tras una falta polémica que sancionó Patricio Loustau a favor de la Lepra, llegó el centro que culminaría en el 2-0. Al igual que en el primer grito, Boca marcó mal, Guillermo Fernández nunca fue a dividir el cabezazo con su marca y eso permitió que el local aumentara a pura efectividad.

Sobre el cierre del partido tuvo tres chances claras, con un cabezazo de Marcelo Weigandt, un disparo de Darío Benedetto y un tiro en el palo de Óscar Romero. Acciones que apenas sirvieron para maquillar un ataque que nunca pesó ni le dio chances reales al equipo de lograr al menos un empate.

Boca sigue dependiendo de sí mismo y está a dos victorias de ser campeón. No lo tendrá fácil visitando a Gimnasia ni recibiendo a Independiente, en especial si su rendimiento se parece al de hoy. Como dijo Hugo Ibarra en la conferencia de prensa, el equipo tendrá que "asimilar rápido la derrota y pasar de página". Además, tendrá que recuperar la intensidad, la inteligencia y la seguridad que hizo que - a falta de seis puntos por culminar el torneo - aún esté mirando a todos desde lo más alto.