Noticias Partidos
L. Messi

VIDEO - El abrazo y charla de Messi y Gallardo en Arabia Saudita: ¿de dónde se conocen?

3:53 p. m. COT 19/01/23
Marcelo Gallardo Lionel Messi Friendly Riyadh Season PSG 19012023
Una vez que fue reemplazado en el amistoso entre PSG y Riyadh All Stars, Leo fue a buscar al Muñeco para darse un abrazo y dialogar unos segundos.

Más allá de estar frente a frente en el amistoso disputado en Arabia Saudita entre Riyadh All Stars y PSG, no se esperaba otra cosa que un reconocimiento. Más allá de Cristiano Ronaldo, Lionel Messi y Marcelo Gallardo eran dos de los protagonistas de la Riyadh Season Cup y, al momento de reencontrarse, se fundieron en un abrazo y el entrenador del combinado local le dijo algunas palabras al oído.

El saludo ocurrió en el minuto 62, cuando Cristophe Galtier decidió la salida de las principales figuras del equipo francés, entre ellas la Pulga. En ese momento se dirigió al banco de suplentes rival, donde el Muñeco lo esperaba y, visiblemente emocionado, inició una breve charla que no se pudo apreciar con precisión pero, seguramente, haya girado alrededor de la Copa del Mundo ganada por la Selección argentina.

La única vez que el rosarino y Napoleón habían compartido una cancha fue cuando Barcelona superó por 3-0 a River en la final del Mundial de Clubes 2015. Pero su primer encuentro fue en otro ámbito, más precisamente en una cena en el año 2012.

Según se relata en "Gallardo Monumental", la biografía del DT realizada por el periodista Diego Borinsky, en diciembre de aquel año Gallardo se había juntado con Javier Mascherano en el restaurante 9 Reinas de la ciudad de Barcelona. Durante la velada, de la cual formaban parte las respectivas familias, llegó Leo con la suya y luego de saludarse, formaron una gran mesa.

De todas maneras, el recuerdo de Gallardo no era el mejor: "Messi no es muy demostrativo, todo lo demuestra adentro de la cancha. Ahí es delicioso y hace de las cosas más lindas que uno como espectador puede ver. Pero afuera es muy tranquilo, habla menos que yo. Y Mascherano, que encima es tristísimo. Entonces nos mirábamos y hablaban sólo las mujeres. La conversación de la cena fue un embole, sólo le llamábamos la atención a las nenas de Mascherano. Escuchábamos a las mujeres y nosotros nos mirábamos, porque ninguno habla mucho. Se dio un encuentro muy particular".