La retórica del mercado

Retórica del mercado
Las tan comunes expresiones verbales que emergen cada vez que se abre una ventana para los fichajes se potencian con los años.

¿Cuántas mentiras podemos comprar durante cada mercado de fichajes? ¿Está marcado algún límite moral? La excusa de este rubro en la era del “clickbait” es sencilla: si todo se puede disfrazar de “rumor”, el engaño no existe. En cada receso, la historia no sólo se repite, sino que parece agigantarse con los años y con el aumento de las plataformas para “informar”. Los principales protagonistas, que son los futbolistas, agentes/representantes, directivos y periodistas, arman este circo que nos entretiene día a día. Y lo hacen, en parte, gracias a la vieja y conocida “retórica del mercado”.

Definición de “retórica”, según el diccionario: “conjunto de reglas o principios que se refieren al arte de hablar o escribir de forma elegante y con corrección con el fin de deleitar, conmover o persuadir”. La “retórica del mercado”, entonces, trata de “deleitar y persuadir”, pero con viejas frases programadas, facilitando así la creación de los múltiples rumores. O sea, de las múltiples mentiras.

En la “retórica del mercado”, es normal (y cansador, en cierto punto) leer y escuchar citas repetitivas como las siguientes: “Nadie se ha comunicado con nosotros”, “el jugador y el club han llegado a un principio de acuerdo”, “el agente del jugador no ha confirmado, ni desmentido la noticia”, “ya sólo falta la firma del futbolista”, “no estoy pensando en otro club”, “el club ya cuenta con el sí del futbolista”, “todavía no han llegado ofertas formales por el jugador”, “el jugador ve con buenos ojos cambiar de equipo”, “el jugador no quiere salir”, “mi fuente dice que se anuncia en breve”.

El artículo sigue a continuación

De lo mucho y muchísimo que dicen los futbolistas, agentes/representantes, directivos y periodistas, poco y poquito se termina confirmando. Ya se dijo en el planeta de las excusas: no existen las mentiras, sólo son rumores…

Cerrar