Noticias En vivo
Osasuna v FC Barcelona

La realidad explota en la cara del Barcelona

5:02 a. m. COT 13/12/21
Sergio Busquets Gerard Pique Samuel Umtiti Abde Barcelona
Las decepciones de una semana trágica -con Bayern y Osasuna- hacen reflexionar a Xavi, que exige más a los cracks y que ya pide fichajes en público

"Los jugadores que están marcando la diferencia en estos momentos en el Barça tienen 17, 18 y 19 años. Es la nota positiva, pero a la vez negativa". Xavi Hernández no disimula. Sin dudarlo ante las preguntas reiteradas sobre las brillantes actuaciones de los jóvenes como Nico, Gavi o Abde, el entrenador del Barcelona desvió el foco de atención para situarlo encima de los futbolistas que deberían llevar las riendas del primer equipo masculino en una situación tan complicada. No dijo nombres, pero los partidos ante el Bayern de Múnich y Osasuna vuelven a señalar la intrascendencia de jugadores como Frenkie de Jong o Ousmane Dembélé, al que un tren de mercancías a 300 kilómetros por hora llamado Abde Ezzalzouli le ha adelantado por la derecha sin que el francés se haya prácticamente molestado. Ni siquiera se ha activado para intentar demostrar que el mejor extremo del equipo, el más desequilibrante y diferencial, lleva el '7' en la espalda. Ni rastro de Dembélé más allá de los estimulantes minutos finales ante el Benfica.

"Los jóvenes están sosteniendo al equipo en los momentos difíciles. Los que marcan la diferencia son los jóvenes y esto es difícil de digerir", soltó el entrenador en la zona mixta de El Sadar. "Estamos en una situación precaria, necesitamos tiempo porque hay una hornada extraordinaria. El partido de Abde es espectacular. También el de Gavi y Nico. Pero ellos no pueden ser los pilares. Aquí tenemos otro problema. Tenemos que trabajar y ponerles las pilas a todos. Los jóvenes están dando el callo de una manera tremenda", reconoció un técnico que pide mucha más determinación a los hombres que deberían sostener el palo de la bandera. Al Barça le hace falta un clic para cambiar la dinámica negativa, pero no lo podrá hacer sin que los futbolistas que deben ser los líderes den un paso adelante. Los jóvenes tienen un talento y un hambre abrumadores, pero los jugadores de media edad y los más veteranos siguen sin aparecer. De ahí que Xavi hiciera la crítica ante las cámaras.

En las últimas ruedas de prensa, el entrenador del Barça ha admitido haberse topado con la realidad. "Es una realidad dura", dijo Xavi. Una realidad muy poco digna de un club como el azulgrana y que choca frontalmente con el prestigio y los deseos de una entidad que se ha hundido en los últimos años. Deportiva y económicamente. Dos conceptos que se dan la mano, sobre todo si tenemos en cuenta que la principal estrella se vio obligada a abandonar Barcelona para marcharse en dirección París debido a los problemas financieros del club de su vida. Ahora todos quieren a Haaland, pero el noruego es un sueño húmedo que queda muy lejos de las posibilidades del club culé. No se puede fichar antes de vender. Recuerden, la regla del 1/4: para fichar por 1 millón, se tienen que liberar antes 4 millones. O lo que es lo mismo, para fichar a un jugador que cobre 10 millones, antes tienen que salir 40 millones de salarios de una plantilla que supera en un 421% el límite marcado por LaLiga.

Dejen salir antes de entrar. Lo dijo Joan Laporta y lo reiteró el mismo Xavi que, sin embargo, ya pide en público la incorporación de nuevos talentos para solucionar una necesidad incuestionable para su estilo de juego: "No nos llega en términos futbolísticos. No es por actitud, ni ganas ni ilusión. Son 20-25 minutos que deberíamos haber estado en campo contrario y controlar el juego. Nos faltan este tipo de futbolistas", espetó en El Sadar. Xavi espera que el director de fútbol, Mateu Alemany, y el vicepresidente Rafael Yuste hagan todo lo posible para equilibrar una plantilla a la que le falta gol, contundencia en las dos áreas y determinación con el balón en los pies. Gavi y Nico están preparados para ello, pero todavía son Sub-20. La presión no debe recaer sobre ellos. El Barça necesita líderes que entiendan y ejecuten el modelo de juego que exige el nuevo entrenador y, sobre todo, que las grandes apuestas de los últimos años aparezcan sobre el césped. Pero la realidad sigue manifestándose cada vez que el club intenta visualizar el futuro: "la herencia es nefasta y hasta que rebajemos la masa salarial no podremos hacer un equipo nuevo. Y esto no es fácil", reconocen en el palco. Eso sí, están convencidos de que "saldremos de esta".