Noticias Partidos
Atlético Madrid

Menos preocuparse y más ocuparse

12:30 CLST 28-10-22
JOAO FELIX ATLETICO MADRID

Lo confieso: Me aburre soberanamente el asunto João Félix. Sin embargo, como entre la tribu atlética existe debate, vayamos al grano. Hay ruptura. Y al olor de la sangre, cada quien juzga esta historia con un guión a la carta, interpretando quién es el bueno y quién es el malo de la película. Sin grises. Hay quien cree que el portugués tiene más talento dormido que el resto despierto, quien sostiene que dejarle en el banquillo es un pecado y quien cree que, con otro entrenador, João sería Balón de OroHay quien cree que Simeone tiene secuestrado al club, abducida a la afición y se ensaña con el chaval, porque es un carcelero del talento. Luego están los que tienen claro que el talento sin trabajo no sirve, los que creen que a João se le recuerdan más malos gestos que actuaciones determinantes, y los que consideran que no hay ningún entrenador tan torpe como para tirar piedras contra su propio tejado. Y de propina, los que se han cansado de esperar eternamente a João, los que creen que es más bonito que bueno y los que dicen que debe salir cuanto antes y cerrar bien la puerta. 

Dos corrientes de brocha gorda. Hay quien cree que João no triunfará jamás con el Cholo y que sí lo hará allí donde vaya. Esa es la opinión más corriente y extendida. Luego hay otra teoría menos popular: si João no triunfa con Simeone, jamás lo hará en el fútbol de élite, el de la alta intensidad y la enorme exigencia. El tiempo dirá. La verdad es que João no está se pone a la altura de lo que le pide su entrenador y Simeone no saca lo mejor de un talento que se siente frustrado. Mal negocio para todos. No gana João, ni Simeone. Solo pierde el Atleti. 

En realidad, el melón que nadie quiere abrir con João consiste en hacerse algunas preguntas incómodas. ¿Por qué sabiendo que se fichaba un proyecto de crack se pagó un precio de Balón de Oro consagrado? ¿Se habría hecho esa operación en el caso de que el jugador en cuestión tuviera otro agente? ¿Encajaba el fichaje multimillonario de un solista en un equipo de autor donde todos sus jugadores deben tener alma de gregario? ¿João fue una apuesta para liderar un proyecto deportivo o una inversión con vistas a un futuro negocio más redondo? ¿El fichaje de João era lo que necesitaba el equipo o una oportunidad de negocio para la SAD? De aquellos polvos, estos lodos. Era partido a partido, no negocio a negocio.

Hay quien justifica su ‘cholismo’ haciendo ver que João es un ‘niñato’ que ni siente, ni padece, un pasota inmaduro. No es cierto, pero vende. Y hay quien justifica cualquier actitud del chaval usando gratuitamente palabras de grueso calibre como ‘bullying’, acoso o humillación. No es cierto, pero hace ruido. El caso es que para defender a Simeone no hace falta ‘rajar’ de João y que, para atacar a Simeone, no sirve blanquear a João. Esa trinchera, cada día más grande, no empodera al Cholo, ni a João. Solo daña al club.

Un club que, por desgracia, confunde lo urgente del negocio y lo importante para su gente. Menos preocuparse del que dirán sobre Joao y el Cholo y más ocuparse en que los dos den lo mejor, porque se deben a un escudo. Menos preocuparse por el dinero y más por el equipo. Menos preocuparse por fichar medianías a precio de oro y más preocuparse por subir unas cláusulas de rescisión que son PVP. Menos preocuparse por si João se va a la bolera y más ocuparse en fichar centrales sanos. Menos preocuparse de repetir que esta es ‘la mejor plantilla de la historia’ y más ocuparse en demostrarlo. Menos preocuparse de si las acciones se venden y más camisetas decentes. Menos preocuparse de si se rompió el amor de tanto usarlo y más escuchar a tu gente. Esa que llena el campo, que nunca falla, que no deja de animar y merece mucho más de lo que este club les está dando. 

Rubén Uría