Noticias En vivo
FC Barcelona

Dembélé tiene la llave para nuevos fichajes

06:30 CLST 17-01-22
Ousmane Dembélé Barcelona
El delantero no aceptó la oferta de renovación del Barça. Su salida inmediata abriría opciones de incorporar a otro delantero en este mercado

Xavi Hernández sigue insistiendo en el fichaje de un nuevo delantero tras la llegada de Ferran Torres procedente del Manchester City a principios de enero. Haber conseguido al jugador de Foios es una gran noticia para el entrenador azulgrana, pero la incorporación de un nuevo futbolista de ataque sería ideal para mejorar un equipo al que le falta gol. Y no solamente gol, sino también delanteros que entiendan el modelo de juego que intenta implantar el técnico de Terrassa y que tanto está costando: "Hay jugadores a los que les cuesta entender el juego de posición, algo que sorprende estando en el Barça. Hay cosas que sorprenden a nivel táctico, a nivel de tercer hombre, de buscar al libre, de quién salta".

Suscríbete a nuestro canal de Telegram del FC Barcelona y recibe todo el contenido de Goal sobre tu equipo al instante en tu móvil

Sin embargo, fichar a un futbolista faltando doce días para el cierre del mercado internal parece una tarea más que complicada. Si ya tuvo dificultades para inscribir a Ferran, teniendo que llegar al extremo de renovar a Samuel Umtiti a la baja hasta 2026 para disminuir su impacto en los salarios anuales, mucho peor se pone la situación para que el Barça pueda lograr la inscripción de otro jugador en estos próximos días. Se llame Álvaro Morata, Alexis Sánchez o el Sursum Corda. Una de las llaves, probablemente la principal, la tiene Ousmane Dembélé. El francés termina contrato en junio de este año, pero el Barcelona no quiere que el extremo se marche gratis de un club que pagó por él 105 millones de euros más variables. El tercer fichaje más caro de la historia del club por detrás de Philippe Coutinho y Antoine Griezmann, ambos ya fuera del equipo.

Dembélé rechazó la oferta de renovación que le presentó el Barça y se descolgó con unas peticiones imposibles de aceptar para el club azulgrana, que pasa por un delicadísimo momento económico, uno de los peores en sus 122 años de vida. El equipo catalán, como dijo públicamente su director de fútbol, Mateu Alemany, no se movió de su oferta y el jugador parece dispuesto a abandonar el Camp Nou cuando termine su contrato, la mejor manera de conseguir una buena prima de fichaje ya que el club que consiga sus servicios no tendrá que pagar traspaso. Pero el Barça no quiere oir de regalar a Dembélé. Lo que tiene claro el conjunto culé es que debe traspasar al delantero internacional ya, en este mismo mercado invernal para, por lo menos, sacar tajada económica y poder fichar a un nuevo delantero que entre en los planes de futuro de Xavi.

Las salidas del guardameta brasileño Neto y del lateral diestro Sergiño Dest, unidas a la posible cancelación de la cesión del neerlandés Luuk de Jong, abrirían de nuevo un hueco en el Fair Play Financiero del Barcelona, que sigue estando más de 300 millones por encima de lo estipulado (los salarios deberían ser de 98 millones y son de más de 420M). Pero estos tres futbolistas no forman parte del grupo con los sueldos más altos de la plantilla, con lo cuál su marcha proporcionaría la posibilidad de utilizar el 25% de sus salarios para inscribir a un nuevo jugador (con la norma 1/4 de LaLiga para clubes que vulneran el límite salarial). Esa cifra no sería suficiente para incorporar, por ejemplo, a Morata. Pero quién sí forma parte de ese rango privilegiado es Ousmane Dembélé, con lo que su traspaso facilitaría, además del dinero ingresado por la operación, la opción de usar el 50% del salario liberado siguiendo la norma 1/2, que se activa con los jugadores que poseen un sueldo que significa más del 5% del total del equipo.

Por lo tanto, el Barça hará todo lo posible para vender a Dembélé en estos próximos días de mercado. El club azulgrana no quiere que la situación se enquiste con el francés dentro del equipo sabiendo que en junio se irá gratis a un rival directo en las competiciones europeas e incluso se plantea la posibilidad de dejarle en la grada durante estos meses que quedan para terminar la temporada, algo que a Xavi no le acaba de convencer. "No sería el objetivo", dijo el egarense. "Al final, un jugador que tiene contrato entiendo que tiene que jugar. Soy muy claro en eso. Además, por imagen del mismo club. No valoro esa opción, no la contemplo", comentó el entrenador el pasado 3 de diciembre. La solución, venderle ahora y poder reforzarse con un nuevo delantero.