Noticias En vivo
Liga Profesional Argentina

Anatomía de un fichaje: el mercado de pases a través del mundo

17:32 CLST 18-01-22
platense sevilla manchester city
Desde Europa hasta Argentina, siempre hay instituciones que buscan nuevas formas para sacar ventaja lícita en la competencia del fútbol.
"El problema que intentamos resolver es que hay equipos ricos y equipos pobres, luego 15 metros de basura y luego nosotros. Es un juego injusto. Ahora nos desmantelan, y ustedes están discutiendo las mismas tonterías de siempre como si vendieramos jeans. ¡Debemos pensar diferente! Somos el último perro de la jauría, ¿saben qué le pasa al más débil? Se muere (…) ¿Hay otro primera base como Jason Giambi? ¡No! ¿Si lo hubiera, podríamos pagarlo? ¡No! Entonces de qué están hablando, amigos. Si intentamos jugar como los Yankees aquí dentro (sala), perderemos como los Yankees allí afuera (campo).” Billy Beane (Brad Pitt), entrenador general de los Oakland Athletics, debatiendo con los cazatalentos. Moneyball, 2012.

El mundo deportivo suele ser un ambiente injusto. No todos tienen las mismas armas para luchar y eso crea una gran brecha entre equipos que arruina el espectáculo. De todos modos, como en toda competencia, están aquellos que buscan más allá de lo establecido para maximizar sus recursos. En el fútbol, el mercado de pases es una época clave a la hora de tener cierta esperanza de competir durante el año. Si bien es un juego donde el factor suerte define demasiados aspectos, ser consecuente con un método puede ayudar porque, al final del día, son los buenos futbolistas los que crean los escenarios para que el azar haga lo suyo.

En la actualidad Monchi es el gurú de los traspasos exitosos. El Director Deportivo de Sevilla tiene un método concreto, estudiado y estructurado que suele dar resultado. En su forma de trabajo hay cinco momentos de la planificación que se repiten anualmente: el seguimiento de los prospectos, la definición de los elegidos, el establecimiento de perfiles, la negociación y la adaptación.

El seguimiento se divide en bruto y neto. El primero va desde julio hasta diciembre, es el lapso donde se ve fútbol sin un objetivo concreto. Solo buscan hacer crecer la base de datos, que es básicamente su tesoro porque tiene toda la información. Y para Monchi la información es poder. Cada scout se encarga de seguir una liga Clase A y tres de Clase B (nomencladas subjetivamente por ellos). Con ese recorte hecho, siguen por confeccionar un once ideal de su campeonato Clase A y un once del bloque de las ligas Clase B. La idea es que para el primer filtro queden seleccionados alrededor de 550 jugadores.

En el seguimiento neto se observan a los futbolistas seleccionados en distintas situaciones: más y menos hostiles, contexto favorable, desfavorable, etcétera. También pasan a ser seguidos por más ojeadores. Con ellos se crea una clasificación de los jugadores para elaborar la lista definitiva que consta de seis aspectos: perfil físico, perfil técnico-táctico, perfil psicológico, condiciones económicas, tiempo de adaptación y revalorización futura.

¿Y el entrenador? Recién ingresa a la dinámica de fichajes a la hora de elegir los perfiles. Esa palabra es muy importante: no se habla de nombres propios sino de características. Monchi explica la necesidad de conocer el gusto del entrenador para que todo lo anterior tenga sentido. Lo bautizó la teoría de la lámpara y la mesa. 

Por último está la negociación, que tiene sus propias variables. El precio del jugador, el coste total (la suma del precio y el salario) y el coste anual (salario sumado a la amortización, que es el precio del jugador dividido entre los años de contrato). Una vez contratado el refuerzo, queda la adaptación donde también debe incidir el club.

El argentino Lucas Ocampos es uno de los últimos grandes fichajes de Sevilla.

Otro método muy conocido es el de Red Bull. Ralf Rangnick se encuentra actualmente a la cabeza del primer equipo de Manchester United, pero antes tuvo procesos exitosos en Austria y Alemania como Director Deportivo. Llegó a Red Bull Salzburg y Leipzig en 2012 para darle rumbo a un equipo que era campeón casi por inercia en la liga austríaca y a otro que estaba en la cuarta división alemana. Tuvieron que cimentar metodológicamente ambas instituciones. 

El primer problema que detectó tenía que ver con la edad de los planteles, a los que consideró como veteranos por tener media de 30 años. Comentó a su staff que necesitaban crear un plantel con futbolistas que además de ganar títulos se puedan desarrollar y vender en más de diez millones de euros en el plazo de dos años. Bajo esa premisa en cada mercado de pases intentaron reducir la edad promedio de su plantilla. Así encontraron a Sadio Mané y Naby Keita, por citar dos casos de éxito.

El alemán sintetiza su método en 3 C. La primera es de concepto, porque intenta implementar un ADN específico en cada equipo. Es decir, un estilo de juego tan propio que incluso en un mal día se pueda reconocer. Así se adopta una identidad corporativa en el club, transversal a jugadores, entrenadores, juveniles y aficionados. La segunda es capacitación. Encontrar a las personas adecuadas para cada labor. Por último, el capital. El dinero permite comenzar a implementar la filosofía, pero asegura que bajo ningún término reemplaza al concepto y la capacitación. Es un factor de éxito limitado, en cambio los otros dos a largo plazo pueden vencer al capital.

En la actualidad, Inglaterra es el núcleo del fútbol mundial. La Premier es la liga más poderosa del mundo y maneja sumas de dinero que otros paises ni siquiera pueden imaginar. Eso tiene su lado bueno, pero también su lado malo ya que la brecha entre poderosos y humildes es mayor. Por eso hay que buscar nueva formas de adaptarse.

Brentford logró ascender a la máxima categoría del fútbol inglés después de 74 años y una porción de su felicidad se la debe a la forma de fichar. Desde que Matthew Benham está a la cabeza de la institución buscó caminos alternativos a los convencionales para competir, decidió que todos los aspectos relevantes se deciden mediante estadísticas. Entre ellos los fichajes. La dinámica presenta una tabla con todos los equipos que se encuentran por encima de los Bees en Europa, de ahí ven qué jugadores pueden llegar y siempre intentan adquirirlos a precios bajos. Buscan especialmente fuera de Inglaterra porque consideran que allí los precios son elevados. A la hora de vender, no les tiembla el pulso: lo hacen en el pico de rendimiento sin importar si están en etapa de definición.

El problema para estas instituciones viene cuando los gigantes también piensan fuera de la caja. Es el caso del Manchester City, o mejor dicho del City Football Group, que tiene una red global de scouting para que no se les escape ningún jugador interesante. El grupo tiene equipos en Manchester, New York, Melbourne, Yokohama, Montevideo, Girona, entre otras ciudades.

Llevan jugadores que puedan moverse entre sus clubes y lo llaman sistema ascendente (aunque no siempre las carreras van en ascenso). Ponen de ejemplo a Valentín Castellanos, que una vez adquirido fue a Montevideo Torque y luego pasó a New York City, donde fue campeón y goleador. Pero hay otros casos como el de Nahuel Bustos, que recaló en Girona FC y su carrera no levanta.

Los cazatalentos tienen un enfoque cualitativo, puesto que sus informes se basan en lo que observan in situ. Carlos Santoro es brasileño y se encarga de manejar el Departamento de Scouting de América del Sur. A él le tocó realizar el seguimiento de Gabriel Jesús desde el Campeonato Paulista Sub-17, en el que salió goleador, hasta su consagración en Palmeiras. Una vez convencidos, Guardiola lo vio y dijo que no tenían que esperar más tiempo: había que contratarlo. Rápidamente cerraron el acuerdo y en 2016 se convirtió en ciudadano.

Carlos Santoro realizando trabajos de análisis en su oficina.

Pep tiene claro cómo deben trabajar y les brindó un consejo cuando llegó a la primera reunión con el Departamento de Scouting. Explicó que ver que Messi es un jugador interesante para Manchester City es fácil, lo difícil es ver donde nadie está mirando.

James Smith, Gerente Senior de Scouting y Reclutamiento tiene la mirada más radical de todas. Se maravilla con el potencial juvenil brasileño y, de manera algo excéntrica, lo compara con una cinta de producción. También considera que vamos hacia una era donde no necesariamente se visualicen los partidos completos, sino que se podrán observar los partidos editados. Incluso de tal manera donde la pelota no esté en el plano de cámara. ¡Y lo toma como asombroso!

UN CASO ARGENTINO: EL JUEGO DEL CALAMAR

En Argentina hay distintas instituciones con políticas de fichajes exitosas, durante los últimos años se destacan Defensa y Justicia a base de préstamos y Talleres con su Modelo de Gestión impulsado por el empresario Andrés Fassi. Tal vez menos conocido es el trabajo de Platense, que impulsó un proyecto integral sembrando de cara al futuro. 

Diego Huerta, que trabajó tres años en la Secretaría Técnica de Racing con Diego Milito, se incorporó al Calamar en calidad de Scouting del Fútbol Profesional. Influido por Monchi, a quien conoció en 2019, traza una línea diferencial entre Argentina y Europa: los mercados europeos se dividen en uno fuerte y otro de reacomodo. Acá, especialmente en Platense que acaba de ascender a Primera, se está a expensas de que los futbolistas rendidores puedan emigrar, siempre hay expectativa de que el plantel se desmantele y por eso ambas ventanas pueden ser de grandes cambios.

Diego Huerta (derecha) en la presentación de la Secretaría Técnica.

El trabajo se estructura temporalmente en dos. Primero, desde fines de julio (cierre de mercado) hasta mediados de noviembre y después desde febrero (el otro cierre de mercado) hasta mayo. Se realiza un seguimiento general de los equipos, observando posiciones y alternativas. Van haciendo análisis, informes y por partido analizado destacan jugadores. Cuando algunos sobresalen en demasiados encuentros, si están dentro de las posibilidades económicas, pasan a ser potencialmente interesantes. 

Como todo objeto de estudio tiene que haber un recorte racional porque no se pueden mirar todas las ligas del mundo. Le dan especial relevancia a Primera División, Primera Nacional y el Torneo de Reserva. Luego siguen al fútbol exterior pero con menor nivel de detalle por cuestión de recursos humanos. Allí se enfocan en la primera categoría de Uruguay, Venezuela, Ecuador y Colombia, al que se le agrega la segunda. 

La primera reunión interna de la Secretaría se hace cuando se aproxima la apertura del mercado de pases. Si bien diariamente están en contacto, es el momento para comenzar a hablar con el cuerpo técnico de turno. Una clave en este momento es que intentan hablar de características, no de nombres propios. También es importante que los jugadores puedan ser complementarios con otro que ya tengan en el plantel, o bien, que los refuerzos puedan ser compatibles entre sí. Una vez consensuadas las prioridades hacen el cruce entre lo analizado y las necesidades del entrenador.

El mapa de equipo se trabaja durante meses y con todas las posiciones, incluso las que no deben reforzar porque eventualmente tendrán que hacerlo. Hay dos casos ejemplificadores. El primero es Brian Mansilla, que lo contactaron tres meses antes de que inicie el mercado de pases. El delantero se encontraba en Portugal, veían que podía ser una buena opción, lo dialogaron con el entrenador de turno que dio el visto bueno y el club rápidamente gestionó. 

Kevin Lomónaco en su presentación como jugador de Platense.

El segundo caso es Kevin Lomónaco, que cumple con las dos aristas mencionadas: tener que moverse rápido y seguimiento previo. Nicolás Salazar fue vendido en la sexta fecha y Platense debía incorporar a alguien pronto. Sin planificación previa probablemente todo hubiera salido mal, pero al defensor de Lanús lo tenían en el mapeo de análisis para el siguiente mercado, llevaban cinco meses siguiéndolo, y lo incorporaron. Según información de Sudanalytics, desde que está en Platense, fue el central sudamericano Sub-20 con mayor eficacia en duelos defensivos en 2021 y el tercer central con más conducciones progresivas por noventa minutos en el campeonato.

Más allá de que en este mercado de pases contrataron a Gonzalo Bergessio, la idea es que las incorporaciones no superen la barrera de los treinta años. Tienen como bandera ser objetivos, estudiar cada caso en base a las necesidades del club y no a sus gustos personales. En cada propuesta algún rédito le tiene que quedar a Platense. Si no es derecho de vidriera o porcentaje de compra, al menos el que llega tiene que servir para potenciar y revalorizar a futbolistas de la institución.