Noticias Partidos
Argentina vs Australia

Una espina menos

16:42 ART 3/12/22
lionel messi argentina 2022
Messi convirtió en fase de eliminatorias del Mundial por primera vez en su carrera. Un momento esperado y necesario.

Un momento esperado y necesario. Parece una locura, pero Lionel Messi no había convertido en fase de eliminatorias de un Mundial con la camiseta argentina. Ante Australia, justo en su partido 1000, en el minuto 35 del primer tiempo, el capitán se sacó una espina.

Los ocho goles de Messi en los Mundiales habían llegado en la fase de grupos. Había tenido 23 intentos en la fase de KO, pero no se le había dado. Donde sí se anota es en asistencias en esta instancia, donde ya dio en el 2010, 2014 y 2018, siendo el único jugador en dar pase gol en fase de eliminación en los últimos tres torneos.

En el Mundial 2006, Messi tenía 19 años y era la pequeña gran estrella rodeada de figuras como Riquelme, Crespo, Tevez y Saviola. En octavos de final, ingresó a los 84 ante México cuando el partido estaba 1 a 1 y jugó los dos tiempos suplementarios. Tuvo un rendimiento superlativo, sacándose rivales de encima, rompiendo líneas y siendo un verdadero problema para el equipo que en ese momento dirigía Lavolpe. En el siguiente partido, en cuartos no ingresó. Ahí se dio la famosa imagen del banco de suplentes, con cara de resignación y totalmente frustrado.

En el 2010, octavos de final volvió a ser con México, pero esa jornada el que más brilló fue Tevez, con dos goles. En cuartos, pudo hacer muy poco en un durísimo 0-4 ante Alemania. Leo fue el mejor de Argentina en ese Mundial pero no se le dio el gol, justo en una temporada en la que llegaba 47 goles en 53 partidos.

En el 2014, Messi tuvo un rendimiento de alto vuelo pese a que el equipo no lo terminó de acompañar y todo el peso ofensivo cayó en sus espaldas. En octavos de final, ante Suiza, el conjunto de Sabella avanzó tras un gol agónico de Di María dos minutos antes de llegar a los penales. El 10 apiló rivales y le cedió una asistencia mágica a Fideo. En cuartos, ante Bélgica, el equipo hizo un gol tempranero y luego fue puro aguante. En semis, contra Holanda, al equipo le costó generar en un partido cerrado pero él se mostró luchador y valiente. En la final, ante Alemania, una jugada que todavía vive en su retina; un mano a mano ante Neuer terminó besando el poste.

El 2018 fue otra historia; ante Francia, en octavos de final, Sampaoli lo probó de 9 falso y las cosas no salieron bien. El equipo europeo terminó de pasar por encima a la Selección y Messi sufrió durante todo el partido.

Pero llegó Qatar. Y después de gritar dos veces en la fase de grupos, de penal ante Arabia y un gol decisivo contra México cuando la eliminación tempranera era una posibilidad, llegó el festejo esperado: en un encuentro cerradísimo contra Australia, recibió un pase filtrado en la "Zona Messi" y definió de zurda, volcado a la derecha, con un remate suave, rasante y cruzado contra el palo opuesto. Ese gol, de los que metió decenas y decenas, esta vez fue en una llave de eliminación directa mundialista. Otra espina menos.