Noticias En vivo
FC Barcelona v Rayo Vallecano

¿Qué le pasa al Barça?

05:59 ART 25/4/22
Barcelona Sergio Busquets Clement Lenglet 2022
El Barcelona ha perdido tres partidos seguidos en el Camp Nou por primera vez en su historia. Desde el Bernabéu, el equipo va en caída libre

El Barcelona ha vuelto prácticamente a la casilla de salida. Tras un invierno muy productivo a nivel de incorporaciones, el equipo experimentó un crecimiento repentino que hizo pensar a todos en que se estaba alcanzando el objetivo de Xavi Hernández de sobresalir en el juego de posición, el ADN por excelencia del conjunto blaugrana desde que llegó Johan Cruyff al banquillo en 1988 y cuyo método mejoró Pep Guardiola hasta llevarlo al Olimpo del fútbol mundial. Xavi es uno de esos guardianes de las esencias, como lo pudieran ser Tito Vilanova u otros técnicos que pasaron por las manos de Cruyff, como Óscar García o Eusebio Sacristán. El entrenador de Terrassa no fue alumno directo de Johan, pero mientras el neerlandés dirigía al primer equipo, el joven centrocampista se empapaba de su filosofía desde la cantera azulgrana. Luego, Xavi brilló en el juego de posición con Guardiola, al lado precisamente de un Sergio Busquets que sigue marcando los tiempos en un Barça impredecible.

El equipo azulgrana pareció alcanzar el notable alto tras las goleadas al Atlético de Madrid, al Athletic Club, al Nápoles e incluso al Real Madrid en el Santiago Bernabéu. "Hemos vuelto", escribió Gerard Piqué en Twitter tras la victoria en el feudo blanco. Precisamente, Piqué es otro de los referentes de ese juego de posición que el conjunto pareció entender a principios de año tras no haberlo aplicado durante las últimas temporadas. "Hay jugadores que no entienden el juego de posición", reconoció Xavi en una de sus primeras ruedas de prensa. Poco a poco parecieron ir integrando las ideas del técnico hasta que la victoria en el Bernabéu lo frenó todo. Esa goleada debía marcar un punto de inflexión para que el equipo diera un paso al frente y pudiera mirar hacia arriba con optimismo, sobre todo de cara a las próximas temporadas, pero el punto de inflexión lo marcó en negativo. Desde ese día, el Barça va en caída libre.

"Estamos en una situación difícil pero nos hemos complicado nosotros", dijo Xavi tras la derrota ante el Rayo Vallecano. Es inexplicable lo sucedido. Del caos con Koeman se pasó a los inicios dubitativos con Xavi, para luego empezar a crecer sin parar hasta la victoria clara contra el Real Madrid. Pero cuando parecía que debía seguir subiendo, sin encontrar motivos evidentes, la trayectoria viró y el equipo tomó una cuesta abajo sin frenos, algo que debe corregir de inmediato si no quiere ver peligrar el acceso a la Champions League de la próxima temporada. Al Barça todavía le queda visitar el Benito Villamarín para enfrentarse al flamante campeón de Copa, el Betis, rival directo en la lucha por la zona Champions; y recibir al Villarreal en el Camp Nou. Nada sencillo. "Nos quedan cinco finales, nos hemos complicado solos", reconoció el entrenador.

La Champions lo es todo

Sin el acceso a la Champions League, el Barcelona se hunde. En todos los sentidos. Es imprescindible que el conjunto azulgrana se clasifique para la próxima edición de la máxima competición europea por varios motivos, no solamente deportivos sino también económicos. El club sigue en una situación delicada a nivel financiero y necesita el dinero que la UEFA da por participar en la Champions. Además, a varios jugadores se les abrirían puertas de otros equipos que sí disputarán el torneo más prestigioso del mundo. El Barça no se lo puede permitir. "No vamos a vender a Frenkie de Jong, es un jugador muy valorado dentro del club", dijo Jordi Cruyff al terminar el partido ante el Rayo. Habría que ver qué sucedería en el caso de que el Barcelona no se clasificara para la Champions y Frenkie tuviera ofertas, por ejemplo, del nuevo Manchester United de su maestro Erik Ten Hag.

De Jong no está en la rampa de salida como lo pueden estar Neto Murara, Clément Lenglet, Samuel Umtiti, Riqui Puig, Martin Braithwaite o Memphis Depay, pero si el club no consigue ingresos extra para paliar una situación que sigue siendo preocupante deberá plantearse la venta de alguno de sus grandes activos futbolísticos. Y Frenkie no ha alcanzado el nivel deseado desde que Bartomeu le fichara en verano de 2019. Tres temporadas sin destacar podrían abrir la puerta a la salida, ya que el centrocampista sigue teniendo mercado en Europa. Veremos qué sucede también con Sergiño Dest, que ante el Rayo volvió a mostrar sus carencias. En el apartado de entradas, al Barça le falta de todo y deberá afrontarlo sin poder permitirse grandes dispendios, incluso si firma el acuerdo con LaLiga y CVC Capital Partners. A día de hoy, y sin firmarlo, el club no puede ni siquiera inscribir a los dos fichajes ya cerrados a coste cero: Andreas Christensen y Franck Kessié.