Los planes del Barcelona para la temporada 2022-23: fichajes, salidas, cesiones y rumores

Robert Lewandowski Cesar Azpilicueta Frenkie de Jong Ousmane Dembele Barcelona
Getty Images
Media plantilla del Barcelona está a la venta. El club necesita ingresos para afrontar la reconstrucción de una plantilla a la que le faltan piezas

Fue terminar el partido ante el Villarreal de la última jornada de LaLiga y Xavi Hernández ya mandó deberes al Barcelona: "Llega el trabajo de los despachos, que es más importante que el del campo". Más claro, agua. Al Barça le toca remar a contracorriente en un mercado que hace pendiente cuesta arriba. El club azulgrana no puede asumir ningún fichaje sin antes cerrar la venta de varios activos y sin que la cuenta del banco se llene de dinero. A día de hoy, lo único que hay en la caja fuerte son telarañas, como las había hace justamente un año. Por aquel entonces, Joan Laporta no pudo renovar a Lionel Messi, que se tuvo que marchar a París a regañadientes después de dar por hecha su renovación por dos temporadas más. El Barcelona está más o menos igual que en mayo de 2021. La junta directiva sigue negociando la venta del 49% de acciones o la cesión de derechos de sus dos empresas externas, Barça Licensing and Merchandising (BLM) y Barça Studios, pero tras un año recibiendo propuestas todavía no ha cerrado nada. Y le conviene hacerlo antes del 30 de junio para cerrar el ejercicio económico con beneficios, revertir los fondos propios negativos y ganar margen salarial para poder inscribir a nuevos fichajes.

Estando excedido de límite salarial como lo sigue estando, el Barça tendrá problemas para que los nuevos jugadores salten al césped el fin de semana del 13 de agosto, fecha en la que dará inicio la nueva temporada con la primera jornada de LaLiga. Existe un acuerdo con el central del Chelsea Andreas Christensen y con el centrocampista del Milan Franck Kessié, que terminan contrato, pero sin salidas, reducción salarial en el primer equipo o ventas de activos no podrán ser inscritos. Como tampoco lo podrá ser Sergi Roberto, que debe renovar su contrato en los próximos días. Al Barça le interesan muchos jugadores. De hecho, han salido varios nombres para reforzar todas las líneas del campo. Xavi dejó claro que su plantilla necesita a dos jugadores por posición, algo de lo que no ha dispuesto en toda la temporada. Ni Jordi Alba ha tenido sustituto, ni Sergio Busquets ha contado con un suplente. Y las lesiones han mermado toda posibilidad de hacer un equipo competitivo, algo obligatorio de cara al curso 2022-23.

El Barcelona inició conversaciones por algunos futbolistas. Es cierto. Sin poder inscribirlos, el trabajo se está ejecutando pensando en que el club tendrá cierto margen si consigue ingresar dinero. Esas conversaciones se han encaminado a la defensa y a la delantera. César Azpilicueta y Marcos Alonso, ambos en el Chelsea, ya conocen el interés del Barça en contratarles. También es consciente de ello el extremo del Leeds United, Raphinha. El brasileño estaría encantado de recalar en el Camp Nou, pero su traspaso a día de hoy está congelado a la espera de arreglar la economía culé, como lo está el de Robert Lewandowski, que ya comunicó al Bayern de Múnich su intención de no renovar su contrato y salir este verano. Para conseguir ambos fichajes, el Barcelona deberá trabajar intensamente en el área económica.

Y para conseguir cierto margen, el club azulgrana también está obligado a vender jugadores. En primer lugar, para que llegue dinero fresco y, en segunda instancia, para rebajar una masa salarial saturada e insostenible con los números actuales. El Barcelona quiere vender a Neto Murara, a los defensas Samuel Umtiti, Óscar Mingueza y Clément Lenglet, a los centrocampistas Riqui Puig y Miralem Pjanic y a los delanteros Martin Braithwaite, Memphis Depay y Francisco Trincao. Sin embargo, con eso no habrá suficiente. La entidad se plantea seriamente traspasar a Frenkie de Jong si llega una oferta en condiciones. Es un jugador con mercado, con un sueldo alto y con un rendimiento por debajo de las expectativas. Xavi le quiere, pero ya lo admitió el técnico: la situación económica manda. Otro salario que se quitará de encima el Barça será el de Ousmane Dembélé. El francés no ha respondido todavía a la oferta de renovación -muy a la baja-, por lo que, en principio, abandonará la disciplina culé el 30 de junio. Si finalmente renueva, el sueldo será considerablemente inferior al actual. Los cedidos Adama Traoré y Luuk de Jong volverán al Wolverhampton y al Sevilla, respectivamente, mientras que Álex Collado e Iñaki Peña, cedidos al Granada y al Galatasaray, formarán parte de la expedición para la gira de pretemporada definida en los Estados Unidos. Al Barcelona se le acumula el trabajo.

Cerrar