Los héroes del Real Madrid: El 1x1 del campeón de LaLiga 2021-2022

Osasuna Real Madrid LaLiga 2021-22
Getty Images
Courtois, Vinicius y Benzema han sido las estrellas de un equipo que ha hecho de la regularidad su punto fuerte, aunque no todos han podido aportar.

Courtois: el muro

Temporada que sirve como confirmación: es el mejor portero del mundo. Ha demostrado estar por encima de otros grandes guardametas como Oblak, Ter Stegen, Ederson o Alisson. El belga ha desesperado a delanteros rivales jornada a jornada, en varias ocasiones salvando al Madrid del empate o la derrota. Es el único en su posición que esta temporada ha ganado el premio al jugador del mes (febrero). Sus partidos ante Villarreal, Rayo o Celta valen una liga. Por si fuera poco, su importancia va más allá de sus paradas: es líder dentro y fuera del campo, dando la cara en las buenas y en las malas.

Lunin: un gran portero en la sombra

El ucraniano no ha podido disputar ni un solo minutos antes de la consecución del título, pero sencillamente ha sido porque ha tenido delante al mejor del mundo. Cualquiera de los miembros de la primera plantilla asegura que Lunin es un magnífico portero que deja grandes paradas en todos los entrenamientos. También hay que valorar su profesionalidad, siempre 'al pie del cañón' a pesar de la complicada situación que está viviendo su país. Con la liga ya conquistada, tendrá oportunidades para lucirse.

Carvajal: las lesiones quedaron atrás

El madrileño venía de una temporada pasada muy complicada, en la que se perdió 28 partidos por diferentes problemas musculares. Como el luchador que es y gracias a una mejoría en su preparación física, este año ha recuperado su mejor tono y ha vuelto a ser titular indiscutible. Si bien es cierto que en algunos tramos la afición se ha mostrado crítica con su nivel, va a acabar la liga como uno de los mejores en su posición y siendo, de nuevo, internacional con la selección española.

Lucas Vázquez: ADN de La Fábrica

Si bien el gallego nunca ha llegado a ser titular en el Madrid, lo cierto es que es uno de esos jugadores que sube el nivel medio de la plantilla por trabajo, competitividad y madridismo. Renovó el verano pasado hasta 2024 con subida de salario incluida y se ha encargado de demostrar al club que no se equivocaban. Ya asentado como lateral derecho suplente, su presencia en el equipo de la temporada que viene está fuera de toda duda.

Militao: la revelación

Si bien la temporada pasada ya dejó detalles del jugador que podía llegar a ser, este año ha servido para confirmar que el Madrid fichó en 2019 a uno de los mejores centrales de la próxima década. Es expeditivo, contundente y posee unas condiciones físicas superiores. Si bien ser un central "optimista", como lo calificó Ancelotti, le ha traicionado en algún momento, hay pocas dudas de que su incorporación fue un acierto y que será titular la temporada que viene y muchas de las que vengan detrás.

Alaba: el '4' no le ha pesado

Llegó como reemplazo de una leyenda como Ramos tras una vida en Múnich. Cualquiera podría haber pensado que su adaptación no iba a ser fácil, o que las comparaciones podías ser demasiado odiosas. Sin embargo, ha sido todo lo contrario: Alaba ha tomado un rol protagonista, de líder incluso, sin que se le caigan los anillos. Con una naturalidad que le hacen merecedor del número que lleva a la espalda. Un veterano al que le quedan varios años de buen fútbol, veremos si como central o como lateral izquierdo con la probable incorporación de Rudiger.

Nacho: el más aplicado de la clase

El canterano ha vuelto a ser una pieza fundamental en el equipo como suplente de lujo tanto en el centro de la defensa como en los laterales. Siempre dispuesto a ayudar al equipo, acumula 24 partidos en esta liga, demostrando que es algo más que un suplente. Desde su ascenso al primer equipo en 2013 ha ido evolucionando y subiendo su nivel, sin bajar ni un ápice el compromiso. Por ello, la confianza de Ancelotti, así como la de los otros entrenadores que ha tenido, es total.

Vallejo: última oportunidad infructuosa

El maño volvía a la primera plantilla después de varios años cedido. Era su última oportunidad de demostrar que podía jugar en el Madrid. Sin embargo, no ha llegado a convencer a Ancelotti ni en los entrenamientos y su futuro está ahora mismo lejos del Bernabéu. Ante el Espanyol jugó su segundo partido en Liga y el cuarto de una temporada en la que hasta la fecha solo había sumado 14 minutos sobre el terreno de juego. Su compromiso está fuera de toda duda, pero su tiempo en el Madrid ha terminado.

Mendy: un seguro de vida

La presencia del francés en el lateral izquierdo dota al Madrid de una fiabilidad defensiva que marca la diferencia. Sin él, el equipo encaja prácticamente el doble de goles. Por ello, su presencia en el once, especialmente en partidos de gran calibre, se vuelve fundamental. Eso sí, debe poner solución a su problema con las lesiones. El año que viene, con la llegada de Rudiger, deberá pelear por un puesto en el lateral izquierdo con Alaba. Su titularidad para la 2022/23 está en cuarentena ahora mismo.

Marcelo: se va una leyenda

El brasileño pondrá punto y final a su gloriosa etapa por el Madrid esta temporada. Lo hará después de más de 15 años como jugador blanco y habiendo levantado, con el reciente título de liga, 24 trofeos. Con ellos, coloca su nombre con letras de oro en la historia del club como el jugador que más ha ganado. Es cierto que lleva varios años lejos de su mejor nivel y que ha perdido el puesto de titular en el que tantas alegrías dio a la afición, pero su recuerdo es imborrable como uno de mejores laterales izquierdos de la historia del fútbol y campeón de todo con uno de los mejores Madrid que se recuerdan.

Casemiro: el irremplazable

Siempre se ha dicho que Casemiro no tiene sustituto en la plantilla y que el Madrid no es capaz de encontrarlo en el mercado. Es una afirmación tan cierta como que Case es un jugador genuino, prácticamente único en su especie. Su temporada no ha sido la mejor que se le recuerde, pero está acabando en su mejor estado de forma posible. Además, siempre aporta equilibrio, agresividad y liderazgo desde un pivote que lleva su nombre desde hace años y que no parece vaya a cambiar. A sus 30 años, está demostrando que le quedan todavía varios años de buen fútbol siendo el ancla del transatlántico que es el Madrid.

Kroos: ingeniería alemana

El mediocentro ha tenido pequeños altibajos este curso, seguramente por los continuos dolores que sufre en diferentes partes del cuerpo y que, de hecho, no le están permitiendo acabar el curso al 100%. Sin embargo, su fiabilidad es la de un reloj cuando está bien y por ello Ancelotti no ha dudado nunca de él. Como interior o como pivote, sus pases, su lectura de juego y su capacidad táctica son siempre de gran ayuda. Otro futbolista que lleva muchos años en el sobresaliente o muy cerca de conseguirlo, con la dificultad que esto supone en un fútbol tan exigente como el actual.

Modric: un talento inagotable

Cualquiera podría pensar que, a sus 36, al croata se le iba a acabar el fútbol o, como mínimo, las ganas de jugarlo. Nada más lejos de la realidad, su temporada ha vuelto a ser excelsa, destacando como el mejor y más regular centrocampista del Madrid. No parecen haberle lastrado los 39 partidos que ha disputado. Como él mismo decía en noviembre, se siente mejor mientras más juega. Tal ha sido su nivel que en el Madrid ya se plantean ofrecerle una renovación por un año más. Él sueña con seguir. Si sigue jugando así, hay Modric para rato...

Valverde: el 'Pajarito' ya es 'Halcón'

Los grandes jugadores a veces tienen que pasar temporadas difíciles para crecer. Así ha pasado con Fede, que ha reconocido que no le ha sido sencillo entrar y salir del equipo constantemente, en alguna ocasión por las lesiones. Ha tenido que ser en el tramo final de curso cuando ha demostrado que tiene que ser titular en el Real Madrid. Tanto en banda como en el centro del campo, su energía es fundamental para el equipo, demasiado lento y plano si no cuenta con jugadores como el uruguayo. Un futbolista que costó apenas cinco millones cuando se fichó desde Peñarol y que ahora es un referente en su posición.

Camavinga: el rookie aprende rápido

El francés fue una oportunidad de mercado que el Madrid decidió aprovechar. A pesar de su juventud (18 años cuando llegó) había puestas en él muchas esperanzas. Su adaptación, como es normal, no está siendo sencilla, pero su importancia en el equipo es cada día mayor. Fue contra el Inter en Champions cuando demostró que tiene nivel para jugar en el Bernabéu cada fin de semana y en este tramo final de curso cuando ha encontrado la regularidad. Su nivel ha llegado a tal punto que parte de la afición pide su titularidad ya. Un mediocampista con cualidades para marcar una época.

Ceballos: recuperación a tiempo

La temporada de Dani estuvo marcada por una grave lesión de tobillo que trajo de los Juegos Olímpicos. La misma le hizo estar alejado de los terrenos de juego toda la primera vuelta. Esto le ha restado mucho protagonismo a pesar del gusto futbolístico que tiene Ancelotti por él. Ha sido al final cuando el italiano ha empezado a confiar y le está dando más presencia en el equipo. Esto puede ser clave para su futuro: cuando hacía unos meses parecía que su marcha se daba por hecho, ahora hay voces autorizadas dentro del Madrid que apoyarían por una renovación, incluida la del propio Carletto. Su futuro es ahora mismo una incógnita.

Isco: el último baile de blanco

El ex Málaga y Valencia está agotando su tiempo en el Real Madrid. Llegó en 2013 como una de las joyas más importantes del fútbol español y no tardó en ganarse el cariño de la afición. De blanco ha mostrado su mejor fútbol, siendo capaz de desmontar la BBC para darle entrada en el once y jugar de titular dos finales de Champions. Sin embargo, desde 2018 inició un descenso en su rendimiento que, sumado a la poca confianza de sus técnicos y a las críticas de parte de la grada, le hacen marcharse con un sabor agridulce. Lo que no se puede negar es que fue un gran fichaje y que ha dado un magnífico resultado.

Vinicius: el nuevo ídolo

Pocos podían imaginar la evolución que ha tenido el extremo brasileño en apenas un año. Siempre ha tenido regate y velocidad, pero su falta de acierto en los últimos metros desesperaban a parte del madridismo, que no lo veía con nivel para jugar en el Madrid. A base de trabajo y carácter, Vini se ha encargado de demostrar a sus detractores que tiene mucho fútbol y que ha llegado para estar muchos años levantando al Bernabéu de sus asientos. Y su poco acierto ya es cosa del pasado: lleva 18 goles y 18 asistencias entre todas las competiciones, números que lo ensalzan como un jugador clave en la consecución de esta liga.

Rodrygo: el rayo es imparable

Había grandes expectativas sobre los hombros del ex Santos, que llegó como uno de los talentos sudamericanos más importantes de su generación. Desde el primer momento, el Bernabéu le ha arropado y ha visto en él detalles de un jugador especial. También sus entrenadores, Zidane y Ancelotti, que han acabado tirando mucho de él. A pesar de los altibajos en su juego, propios de los solo 21 años que tiene, es un futbolista diferencial que, como titular o como suplente, ha demostrado estar listo para jugar en el Madrid. Eso sí, tiene una cuenta pendiente: engordar sus cifras tanto en goles como en asistencias.

Asensio: ¿los últimos cañonazos del balear?

Su papel no ha sido de protagonista, pero como secundario se ha ganado muchos halagos. Por primera vez desde su lesión de rodilla, aunque haya sido por momentos, ha mostrado su mejor versión. Esa zurda, de las más talentosas del fútbol español, ha vuelto a dar alegrías al madridismo. Sin embargo, su buen nivel no es suficiente para confirmar su continuidad. Acaba contrato en 2023 y, si no renueva, deberá buscarse un nuevo destino. Se ha asociado con Jorge Mendes para pelear por su futuro. Su intención es clara: quiere seguir en el Real Madrid.

Hazard: otra temporada en balde

La tercera temporada del belga en Madrid no ha mejorado a las dos anteriores. Si bien en esta las lesiones le han dado un respiro, en este caso le ha perjudicado la poca confianza que Ancelotti ha depositado en él. Apenas 877 minutos de juego en todo el curso, y podrá sumar pocos más ya que se encuentra recuperándose de una operación. La intención del club es encontrarle un destino, aunque sea como cedido pagándole parte de la ficha. El problema: el belga sigue confiando en él y espera poder contar con más minutos para demostrar que puede recuperar su mejor nivel.

Bale: salida por la puerta de atrás

Tal y como se han desarrollado las últimas temporadas, era de esperar como sería la última de Bale en el Madrid: peleado con la grada y sin apenas haber jugado. Con Gales, con quien siempre que ha podido ha jugado, ha demostrado que todavía tiene fútbol en sus botas, pero solo allí, ya que hace tiempo que está desencantado con el Madrid. Pone fin a una época que fue de más a menos, llegando a ser en sus primeros años uno de los mejores del mundo. El único objetivo que le queda en el fútbol es el Mundial, al que espera llegar con su país. La duda ahora es dónde seguirá su carrera hasta la Copa del Mundo.

Benzema: monsieur Karim

Poco se puede decir ya a estas alturas de un jugador que con 33 años está cuajando, con diferencia, la mejor temporada de su carrera con diferencia y, también, una de las mejores que ha disputado un jugador blanco en toda la historia del club. Son 41 goles en 41 partidos, además de 13 asistencias. Va a acabar como Pichichi de la liga en el que será su primer trofeo de máximo artillero. Por si fuera poco, si marca cuatro tantos más se colocará como segundo máximo anotador de la historia (324) del club superando a Raúl (323) y solo por detrás de Cristiano. Un año para el recuerdo que quiere culminar con el Balón de Oro. Ahora mismo es claro favorito y solo Mané o De Bruyne parecen poder hacer algo de sombra.

Jovic: se quedó sin crédito

Se ha intentado en muchas ocasiones que el serbio entre en el equipo. Que consiga ser ese delantero letal que se 'salió' en el Eintracht en la 2018/19. Sin embargo, tres años después de su fichaje, se ha quedado sin crédito. Ha dejado destellos en partidos en los que ha podido ayudar al equipo, pero no es suficiente para un futbolista que costó 60 millones y que llegó para ser sustituto o incluso compañero de Karim en el ataque. Sus condiciones contractuales no hacen fácil su salida, pero hay clubes interesados dispuestos a hacer un esfuerzo. Si el Madrid pone de su parte, esta podría haber sido su última temporada como jugador blanco.

Mariano: tercer verano buscándole una salida

El hispano-dominicano lleva dos veranos en los que ha estado a punto de marcharse, pero el propio jugador ha frenado cualquier acuerdo a última hora. Incluso el pasado, cuando el Rayo le ofrecía aún más dinero del que gana actualmente. Una situación complicada de entender. Este año, se volverá a repetir, pues no ha conseguido hacerse un hueco como suplente. Ha disputado menos de 300 minutos y no ha conseguido marcar. Entra en su último año de contrato, por lo que si el Madrid le ha ayudado anteriormente a salir del equipo, ese año podría ser aún más benévolo.

Cerrar