Noticias En vivo
Nápoles

Hugo Maradona, el hermano menor de Diego: del fracaso en Ascoli al estrellato en Japón

12:05 ART 28/12/21
Hugo Hernan Maradona Ascoli Serie A 1987/88
El Napoli, presionado por Diego, lo compró en 1987 a los 18 años, tras largas negociaciones. Hugo Maradona jugó en el Ascoli, y fue una decepción.

Érase una vez tres hermanos, prácticamente nacidos con el balón entre los pies: Diego Armando, nacido en 1960, Raúl, conocido como "Lalo", 6 años menor, y el menor de los tres, Hugo Hernán, apodado 'El Turco'.

Crecidos, junto a los otros 5 hijos de Don Diego y Doña Dalma, en el barrio de Villa Fiorito, se convertirán todos en 3 futbolistas, pero su destino futbolístico será muy diferente. El primero se convertirá en el mejor jugador del mundo, el segundo tendrá una carrera digna, el tercero, en cambio, decepcionará profundamente a Europa, descubriéndose como una estrella en Japón.

Hablamos, por supuesto, de los tres Maradona. Si Diego ha sobresalido desde que era un niño y no hay duda de que se convertirá en un gran campeón, los otros dos crecen en el mito de su hermano mayor y, sobre todo, Hugo, con presiones y expectativas que siempre han sido muy altas desde que eran poco más que niños.

Nacido, como el Pibe de Oro, en Lanús, una ciudad al sur de Buenos Aires, el 9 de mayo de 1969, el menor de los tres hermanos tenía apenas un año cuando Diego ingresó a las Cebollitas, el sector juvenil Argentinos Juniors, para encantar rápidamente a todos y ser llamado a menudo en transmisiones de televisión. El futuro número 10 del Napoli adora a su hermano pequeño y está convencido de que puede llegar a ser más fuerte que él y no lo esconde.

Un día, mientras jugaba con Raúl en el patio de la nueva casa familiar, en el barrio de la Paternal en Buenos Aires, Hugo, que en ese momento tenía apenas 10 años, y se incorporó al equipo juvenil de Argentinos Juniors, se une a un equipo de televisión que quiere entrevistar a los hermanos menores de Diego, definidos como "niños normales". Diego en ese momento ya ha superado los 100 goles marcados:

“Turco -le dice el entrevistador en un momento- ¿jugás en Argentinos Juniors?”.
"Sí", responde el hermano pequeño de Diego.
El que lo entrevista en ese momento le insta: "¿Y de qué jugás?". "Nueve", responde Hugo.
"¿Esperás llegar a ser como Diego?", Le vuelve a preguntar. Pero él, claramente avergonzado, lo desplaza: "No, nunca. Diego es un marciano y no se puede discutir".

Había una profunda verdad en esa respuesta, porque el nivel de Diego y Hugo nunca será ni remotamente comparable. Pero muchos piensan en cambio en ese momento que, como dice el Pibe de Oro, Hugo puede seguir sus pasos.

Del Mundial Sub16 al fracaso en Italia

Hugo Maradona comienza a jugar en el Juvenil de Argentinos Juniors, y muchos esperan un futuro brillante para él. Centrocampista con una técnica depurada, como su hermano, está especialmente dotado para el tiro y, gracias también a su altura baja, tiene un buen remate y un buen manejo del balón.

Sin embargo, a diferencia de su hermano, es un derecho natural. Sus límites son físicos (mide un metro y 70 centímetros de alto por 68 kilogramos) y atléticos: Huguito de hecho corre poco y es básicamente holgazán.

En el verano de 1985 fue convocado por Argentina Sub 16 para disputar el Mundial de China. La clasificación al fin y al cabo es fruto de su espectacular doblete unos meses antes ante Brasil en la final del Sudamericano sub-16. El primer gol es un delicioso solo personal, cerrado con un disparo raso y esquinado que no deja paso al portero, el segundo llega con un tiro libre de dos golpes, con el número 10 castigando al portero verdeamarelo, que salió de los postes de su portería.

En el Mundial Sub 16, la Albiceleste perdió el primer partido con Australia y empató 1-1 con Alemania Occidental. Hugo juega como mediocampista y hace lo suyo, pero para clasificar a cuartos de final se necesita una gran victoria en el tercer partido contra el Congo, y al mismo tiempo que Australia venza a los alemanes (posiblemente con algunos goles).

El pequeño Maradona hace un gran partido, firmando con dos goles: un penalti y un tiro libre que se cuela en la esquina de los postes y que denota su habilidad de tiro. Será un gran engaño: Argentina sigue eliminada por diferencia de goles y el joven Maradona está demasiado indignado, no consiguiendo el título mundial en el mismo año que su hermano mayor.

Diego, sin embargo, no tiene dudas: "Se volverá más fuerte que yo", asegura a los periodistas que le piden información. Y tras el Mundial de México, añadió: "En dos años mi contrato con el Napoli caducará. Solo podría renovarlo si el club trae a mi hermano Hugo. Me encantaría jugar con él".

El Pibe de Oro tiene la palabra y al año siguiente, en el verano de 1987, convence al presidente del Napoli, Corrado Ferlaino, para que compre a Hugo, que ha jugado de dos temporadas en la primera de Argentinos Juniors, en las que sumó 19 apariciones y un gol.

El Napoli, que paga 400 millones de liras para asegurarse el fichaje de su hermano menor, no puede, sin embargo, mantenerlo en la plantilla, ya que solo hay dos plazas para extranjeros y Careca ha llegado a San Paolo por 4.000 millones con el objetivo puesto en la Copa de Campeones.

Hugo, que mientras tanto se va a vivir a Nápoles con su hermano, en el apartamento de Via Scipione Capece, debe ser cedido. Pero la pregunta es en qué equipo. Se inició una negociación difícil con Avellino, sin embargo, Irpini finalmente dijo que no.

"Vinicio puede decir lo que quiera de mi hermano - truena Diego - pero después de verlo jugar, no antes".

Luego probaron con Empoli, pero la idea pronto se desvanece, y con Pescara, con quien se asume un intercambio con Rocco Pagano. Sin embargo, Galeone, el entrenador, se opone y el trato no se lleva a cabo. La solución más probable, por tanto, parece ser Pisa: en donde hay un contraderecho de redención a favor del Napoli, que en caso de la introducción de un tercer extranjero habría podido recuperar al "Turco", alineando a los dos hermanos Maradona en el equipo.

Pero el mecenas de los toscanos nerazzurri rechaza la hipótesis: no se hace nada excepto en préstamo gratuito. Al final, para contratar al hermano menor de Diego aparece el Ascoli de Costantino Rozzi, que además del centrocampista argentino también lleva, de forma temporal, a Celestini y Carannante. La amistad entre el presidente de Las Marcas y Luciano Moggi, entonces director general de los napolitanos, es fundamental para llegar a este acuerdo. No querían a Diego en contra y fue la mejor solución.

El 18 de agosto de 1987 Hugo Maradona se incorpora al Ascoli. Junto al brasileño Walter Junior Casagrande forma la pareja extranjera del equipo blanquinegro, dirigido por el técnico Ilario Castagner con el objetivo de salvarse del descenso.

"Soy Maradona, tengo un nombre que respetar. - declara el día de su presentación oficial, tras llegar a bordo de un Mercedes negro en compañía de su novia napolitana - estoy muy feliz y tengo que demostrar que puedo jugar en la Serie A. Haré todo lo posible para marcar un gol contra el Napoli y amagar a mi hermano ".
"Es inútil hacer comparaciones con Diego -agrega- es demasiado bueno. Solo intento ganar mi lugar en el campeonato más bonito del mundo".

Sin embargo, todos parecen ansiosos por hacer una comparación entre él y Diego, incluido el volcánico presidente Rozzi.

"Hugo no es una apuesta sino un gran jugador, -asegura hablando a los micrófonos de 'La Stampa' - hicimos un trato para conseguirlo y verán que va a hacer chispas en la Liga. Maradona es un un jugador superior, potencialmente parecido a su hermano Diego, pero nuestro Hugo es más guapo: hasta los nuevos compañeros están todos con él ”.

A pesar del cariño que le han mostrado sus compañeros y aficionados, la transición de Hugo Maradona al fútbol italiano resultará, sin embargo, más difícil de lo que había previsto. El debut absoluto llega en la Copa de Italia en Catania (victoria de las Marcas en los penaltis) el 23 de agosto de 1987, pero Castagner, después de haberlo puesto como titular, lo reemplaza en la segunda parte. La misma suerte le toca en el segundo partido ante Reggiana. Los cambios serán cosa corriente en toda la temporada.

El 13 de septiembre también debutó en la Serie A, entrando al campo en el minuto 67 en lugar de Domenico Agostini en el partido en casa ante la Roma (1-1).

“El baby Maradona se ha instalado en un piso con un amigo napolitano. -Escriben- Tiene dieciocho años, el rostro imberbe, una técnica semi-exquisita que luce en su debut pero sin ganas de sufrir”.

En la segunda fecha, en el San Paolo, hay un enfrentamiento directo entre los dos Maradona. Pero al contrario de lo que había declarado en sus intenciones, Huguito, como lo llaman con frecuencia los fanáticos de Ascoli, no podrá driblar a su hermano Diego. De hecho, los napolitanos ganan 2-1.

El argentino no logra ser determinante, los ritmos altos parecen ponerlo en una gran dificultad. E incluso las opiniones de los periodistas en los periódicos comienzan a cuestionar las verdaderas cualidades del hermano menor de Diego. Este último se preocupa por Huguito, tanto que va a hablar con el técnico de Ascoli.

“De vez en cuando venía a preguntarme cómo estaba su hermano. Un día me dijo: '¿Por qué siempre lo cambias?'

Castagner lo alterna en el campo y en el banquillo, en un momento se cansa y discute con el entrenador, que luego de la 11ª ronda lo manda constantemente al banquillo o a la grada.

"Tengo buenos recuerdos del Ascoli, llegué muy joven. - declaró en una entrevista con 'Rai Sport' - No jugué mucho, es cierto. Quería jugar más y el entrenador no quería arriesgarse a quemarse". yo. Me enojé mucho pero ahora que entreno lo entiendo ”.

Ascoli se salva, pero para Hugo, después de 19 apariciones generales, de las cuales 13 en Liga y 7 en Copa de Italia, la experiencia italiana ya terminó.

"Tenía una buena técnica y golpes brillantes. - Castagner dirá de él a los micrófonos de 'Dribbling' para 'Rai Sport' - Ciertamente no estaba entrenado atlética y físicamente, por lo que estuvo luchando por aguantar los 90 minutos. Pero tal vez otra posibilidad se lo habría merecido ".

El equipo de los hermanos Maradona

Diego tuvo que dejar de lado el sueño de jugar en equipo con su hermano Hugo, salvo dos amistosos. El primero tuvo lugar el 16 de diciembre de 1987 en Granada, España, en donde los 3 hermanos Maradona, Diego, Raúl y Hugo jugaron con la camiseta rojiblanca andaluza ante el Malmö, dirigido por Roy Hodgson.

Esto se debe a que el propio Pibe de Oro, que en el verano había definido el paso de Lalo de Boca Juniors a Granada, en Segunda División, había accedido a salir al campo para un amistoso junto a sus hermanos. Hugo con la camiseta del 8, Diego con el 9 y Raúl con el 10.

En el campo, los suecos se adelantan dos veces, pero son alcanzados por un gol de Raúl en una deliciosa asistencia de Maradona y un tiro libre del propio campeón del Napoli que no deja ninguna posibilidad al portero. Manolo firma entonces el gol definitivo 3-2 a favor de los 3 ilustres hermanos y del Granada.

Un segundo partido volverá a ver a Hugo en el campo junto con sus dos hermanos: esta vez será un partido amistoso que la Argentina de Carlos Bilardo debería haber jugado el 29 de mayo de 1989 originalmente contra la Italia de Azeglio Vicini en el Libero Liberati de Terni, con dinero en efectivo donado a la caridad, el 50% para la Asociación de Deportes para Discapacitados de Italia y el otro 50% para el Hospital de Niños de Buenos Aires.

Sin embargo, sucede que tres grandes clubes italianos, Inter, Napoli y Sampdoria, se niegan a enviar a sus jugadores, considerando que la temporada aún no ha terminado. Así que en el último momento, dado que la Selección ya está en Italia y ya se han vendido más de 12 mil entradas por adelantado, el amistoso (que deja de ser oficial) se convierte en Argentina-Ternana, con los umbros peleando en ese momento, por la permanencia en el Grupo C de la Serie C2, y reforzado por la llegada de Stefano Tacconi, que siempre ha sido muy sensible a la caridad, y que por ello había 'violado' la prohibición italiana de participar en el partido.

Para la ocasión, Bilardo también convoca al equipo a Hugo y Raúl, que en ese momento juegan respectivamente en el Rayo Vallecano y Avispa Fukuoka de Japón. Mientras que el portero Nery Pumpido pierde su vuelo a Roma y llegará tarde, para jugar solamente la última media hora del amistoso. Primero Gustavo Abel Dezotti y Burruchaga abrirán el marcador. En la cancha, Argentina obviamente domina, ganando 7-2 con los tres hermanos Maradona en la cancha desde el inicio y Diego anotando un doblete.

Del fracaso europeo al estrellato japonés

Tras dejar Ascoli, Huguito regresa al Napoli, que en el verano de 1988, gracias una vez más a Luciano Moggi, consigue vender al jugador en España al Rayo Vallecano. Incluso en Iberia, la experiencia del hermano pequeño de Diego será un fracaso, con 28 apariciones y 3 goles y el equipo descendiendo a Segunda División.

Peor aún la temporada siguiente, en la que juega en Austria con el Rapid Vienna y juega apenas 13 veces sin goles. 'El Turco' se siente despreciado por sus cualidades y en 1990/91 saluda a Europa para volver a Sudamérica.

Regenerado luego de un año en Venezuela con el Deportivo Italiano, se muda a Progreso en Uruguay y en 1992 toma una decisión de vida y aterriza en Japón en la J-League. Jugó durante 2 temporadas en Fukuoka Blux (30 apariciones y 7 goles en 2 años), luego en Avispa Fukuoka y Consadole Sapporo, siendo apreciado por los fanáticos japoneses por sus habilidades balísticas y calidad técnica superior a la media.

En la tierra del sol naciente, se convierte en una verdadera estrella. Marcó muchos goles, sobre todo de pelota parada, y demostró el nivel que tuvo durante el famoso Mundial Sub 16.

Hugo se retiró del fútbol en 1999, a los 30 años, luego de una experiencia con Toronto Italia en Canadá para jugar un año con Raúl. Luego, comenzó una carrera como técnico.

HUGO ENTRENADOR Y LA MUERTE DE DIEGO

Después de retirarse, Hugo se convierte en entrenador y lidera principalmente formaciones menores o equipos juveniles. En 2004 fue entrenador de Puerto Rico Islanders, una formación puertorriqueña, y más tarde de Boys Quarto. Después de un viaje a Nápoles, en 2012 se convirtió en el coordinador técnico de los entrenadores de Mariano Keller, una escuela de fútbol que recibe a los aspirantes a futbolistas y juveniles en los campos de Casoria, Secondigliano y Vomero y se fue a vivir al distrito de Mergellina.

En 2018 finalmente lideró el Real Parete, un equipo de la Tercera categoría de Campania. Casado desde 2016 con Paola Morra, con quién vivió en Italia hasta su fallecimiento. Alejado de los focos, tras la muerte de su hermano Diego el 25 de noviembre de 2020, accedió a hablar en directo en el programa de Rai 'Domenica In'.

"Un pedazo de mi vida se ha ido con Diego - declara Hugo entre lágrimas -. No nos habíamos visto en dos años, pero deberíamos habernos visto en Navidad. Por Covid no pude regresar a Argentina por el funeral". Los dos hermanos se comunicaron por teléfono hasta último momento: "Hablamos de nuestras cosas, si estaba tranquilo, si estaba bien".

En épocas de mensajes punzantes entre los interesados por la herencia de Diego, Hugo se separó de esa posición y recordó a su hermano, al que siempre ha estado muy apegado, por un curioso regalo.

“La herencia no me interesa. - aseguró al 'Corriere della Sera' - Me llevó a Nápoles, siempre le agradeceré. Vivo aquí y en este momento el amor de la afición por Diego alivia mi dolor. Me quedó un despertador con forma de Mickey Mouse, el personaje de Disney. Me regañó que dormía demasiado, le dije que no tenía despertador y me lo dio. Ahora se lo paso a mi hijo Tiago que tiene 23 años. Diego fue su padrino, además del mejor futbolista de todos los tiempos. Un extraterrestre ”.

Poco más de un año después de la muerte de Diego, Hugo Maradona falleció el 28 de diciembre de 2021 a la edad de 52 años. El hermano del 'Pibe de Oro' murió en su casa de Monte di Procida, en la provincia de Nápoles, a causa de un paro cardíaco. La intervención del servicio de emergencia de la salud fue inútil, ya que solo pudieron constatar su muerte.

Hugo no pudo seguir los pasos de su hermano Diego, tal vez porque no tenía la misma inspiración y temperamento o quizás llegó demasiado pronto a Italia. Sin embargo fue una pieza fundamental para que el 10 haga el Gol del Siglo contra los ingleses en 1986.

Las grandes presiones a las que fue sometido "el turco" evidentemente lo llevaron al fracaso de la aventura italiana con la camiseta de Ascoli y posteriormente a otras experiencias en Europa. Para luego florecer y convertirse en una estrella del fútbol japonés.