Noticias Partidos
Copa del Mundo

Holanda, la naranja esquematizada que sacudió Memphis

15:02 ART 21/11/22
netherlands
El equipo de Van Gaal mostró una versión apagadísima en su debut en el Mundial Qatar 2022. Un formato que no se adaptó a la falta de rebeldía.

Frenkie de Jong sabe pasar la pelota. No solo para los costados, una opción fácil y sin riesgos que suelen usar los volantes centrales con menos poder de precisión. El mediocampista del Barcelona acostumbra a levantar la cabeza. Y es agresivo.

Pero, en el debut de Países Bajos en el Mundial Qatar 2022, ante Senegal, la predisposición se cerró ante un equipo paralizado. Van Gaal, como casi siempre, para una línea de tres atrás que tiene todos los problemas juntos. Cuando De Ligt sale de la zona del último cuarto, la pasa mal. Algo parecido le ocurre a Aké. Y, cuando ambos tienen oportunidades de trasladar para generar superioridad numérica, el cuadro se vuelve aún más oscuro.


Entonces, Senegal se encontró con un rival fácil de dominar. Simplemente fijando las marcas de los tres arriba y ejerciendo una presión semi activa sobre el doble pivote, De Jong y Berghuis. En ese contexto, De Jong se la pasó dando juego intrascendente a un equipo que, en su primer partido, no supo generar un funcionamiento acorde a la evidente falta de jerarquía individual.


Bergwijn, uno de los dos extremos que apunta a abrir los espacios y desequilibrar en el uno a uno, no generó un movimiento que lo alejara de una monotonía exasperante. Es que Países Bajos ni siquiera usa a favor esa previsibilidad de movimientos, esas ocupaciones tan por zonas. En varios pasajes del partido se vio presionando mal a Senegal, un equipo sólido que, sin Mané, tiene muy complicado el desequilibrio en ataque.

Hasta que entró Memphis. Con más entendimiento que real buen juego, hizo diferencia. El delantero del Barcelona movió algo más a la defensa africana solo rebotando de primera una o dos veces, generando alguna diagonal a espaldas, estirando un poco más a la defensa. Y, principalmente, apostando al uno contra uno con agresividad. Así vino el 2 a 0 final, una recompensa gigante. Todo lo que sus compañeros no habían hecho en casi una hora de juego. También que una inspiración como la de De Jong puede darle resultados al seleccionado europeo, como terminó ocurriendo.

Pero Países Bajos solo tiene para festejar el resultado. Dejó una sensación de rigidez que le será difícil sacudirse ante rivales con mayor despliegue defensivo. Al final, lo más lógico sería que Memphis no pueda salvarlo todos los partidos o en instancias mucho más decisivas.