España vuelve a estar de moda

España Japón Juegos Olímpicos 2021
Getty
Después de las semifinales de la Absoluta en la Eurocopa, la Olímpica luchará por el oro en los Juegos de Tokio. Un verano de presente y futuro.

Firma Mario Cortegana

La España del fútbol le ha brindado a su país un verano entretenido, más por extensión y emoción que por calidad. Sus dos primeras selecciones, la Absoluta y la Olímpica, han resistido en la Eurocopa y los Juegos hasta las semifinales y la final, con balances excelentes. Pocos reproches hubo para los mayores y pocos se esperan para los chavales, que tras tumbar a la anfitriona optan al oro en Tokio 2020. La evolución, después de la ausencia en Río 2016, es evidente.

El artículo sigue a continuación

Las expectativas con el equipo de Luis Enrique estaban muy medidas. La pobre previa a la Eurocopa redujo las esperanzas, casi evaporadas con los dos empates el inicio del torneo. Luego el paso de las rondas renovó las ilusiones y contagió un optimismo abortado en penaltis por Italia, a la postre campeona. La nota, tras tres prórrogas en tres cruces y una plantilla seguramente con más futuro que presente, fue de sobresaliente bajo pese a las dudas generadas al comienzo.

Con el grupo del otro Luis, De la Fuente, la sensación partió de forma distinta. El riojano ha contado en Japón con seis de los integrantes de La Roja en la Eurocopa, lo cual alimentaba la confianza, pero esa teórica superioridad rara vez se ha trasladado con continuidad al césped. La exigencia era elevadísima y en los partidos ha mandado una igualdad máxima, acentuada por las prórrogas en los duelos a vida o muerte. Esos minutos extras han exprimido hasta el extremo a unos futbolistas muy congestionados a estas alturas del año.

En ese punto no ha terminado de hacer la diferencia la pizarra, pese a la gama de posibilidades a la disposición de De la Fuente, pero sí las individualidades. la exhibición de Rafa Mir frente a Costa de Marfil se unió este martes la aparición providencial de la zurda de Asensio, cuestionado hasta perder la titularidad. La Rojita ha sabido sobreponerse a todos los problemas, los generados por sus lagunas y los creados por los rivales, y su papel en los Juegos es digno de elogio. Como el de los chicos de Luis Enrique en la Eurocopa. Dos competiciones, dos éxitos: España vuelve a estar de moda.

Cerrar