Noticias En vivo
Rayo Vallecano v Valencia

El valencianismo solo quiere volver a ser normal

06:45 ART 8/4/22
Valencia afición Mestalla
Héctor Gómez analiza la situación del club ché antes de la final de Copa del 23 de abril

La afición del Valencia CF hace tiempo detecto que pide muy poco, se conforma con ser normal. Ser normal, sólo eso, el valencianismo solo quiere volver hablar de fútbol, volver a disfrutar de sus futbolistas, volver a disfrutar de sentir que su club es normal, no un club diariamente en guerra contra todo y contra todos.

Entiendo perfectamente al aficionado que, en las últimas semanas, meses y también en estos últimos años ha podido perder la ilusión. Entre la pandemia y la gestión de 'Mentiron', el día a día del Valencia para los que no lo vivimos por profesión, es absolutamente agotador. Y lo digo yo, que lo vivo el día a día por profesión y con devoción, y la situación se ha vuelto absolutamente asquerosa. Por eso, en los dos últimos días volver a escuchar a leyendas que nos hicieron tan felices me pone por un lado contento al recordar, y triste al proyectar el futuro y ver hacia donde caminamos.

Escuchar, leer o ver algo de actualidad el Valencia hoy significa tener que conocer al detalle los intríngulis del área de urbanismo del ayuntamiento de Valencia, conocer cuáles son las divergencias que existen entre los partidos políticos que gobiernan la ciudad, incluso ahondar en saber porque unos piensan de otra manera y otros piensan de otra cuando realmente son el mismo gobierno. Seguir conociendo la actualidad el Valencia hoy en día, es saber que el club está inmerso en continuados problemas económicos que le provocan acudir a fondos de inversión para poder pagar a sus futbolistas, o a sus empleados. Cuando intentas hablar de fútbol, la situación se vuelve totalmente anómala porque el Valencia ha cerrado cualquier planificación de cara a la próxima temporada porque todo está en función de la final de la Copa del Rey.

Y aquí viene la gran pregunta que nunca tiene respuesta: ¿Entonces para que vino Peter Lim al Valencia? Si realmente no tenía interés en construir un gran estadio como firmó en el contrato de compraventa, si no tenía intención de construir un gran equipo e iba a recurrir a fondos de inversión para poder pagar a sus futbolistas y para poder hacer un estadio de medio pelo, ¿para que quería el Valencia a un multimillonario detrás de el?

Escuchar a 'La cobra' Ilie hablar con naturalidad de cómo construyeron un equipo campeón y de la ilusión que les genera recordar todo lo que se vivía en Mestalla en aquella etapa, o escuchar a Ranieri afirmar que se le pone la piel de gallina al recordar como le trató la afición del Valencia, que también fue crítica con su equipo en los peores momentos, nos hace tener esperanza. La esperanza de que un club con la historia y la magnitud del Valencia no puede seguir mucho más tiempo sumido en esta alcantarilla en la que le ha hundido 'Mentiron'.

Ha llegado un momento, donde el enfrentamiento diario, el menosprecio al aficionado, que se ha hecho patente con el reparto de entradas para la final, no puede seguir. Y no puede seguir, porque del mismo modo que este año el club no alcanza los 30.000 abonados, cuando quieran que digan la verdad, es muy posible que el próximo curso con la planificación que prepara Peter Lim y los números de la entidad la plantilla tengas. Más deficiencias de las que ya de por sí tiene este año Bordalás y veremos los abonados.

Es decir, si ante los problemas económicos no agudizas el ingenio y trabajas el coste cero y vas armando una plantilla, que ya debería tener esqueleto a las fechas que estamos. Entonces a que esperaremos, a las cesiones de última hora como siempre. Mal augurio. Ha llegado un momento que queremos ser tan normales que celebramos tener un entrenador que tenga bagaje en España, tener a un secretario técnico que pulule cerca del presidente, es más somos tan normales que celebramos poder ponernos a tiro de la Conference League, cuando hace menos de 26 meses estábamos jugando un partido de octavos de Champions, algo que hoy vemos a 16 puntos quedando 24 por disputarse. Mamma mia…

Llegados este punto, el valencianismo sólo quiere ser normal, sólo quiere ser una afición que tiene un club normal y cuando digo normal digo, un club con sus cuitas internas, con sus divergencias, con futbolistas que te gustan más y otros que te gustan menos, con directivos que te agradan más y otros que te agradan menos, con directores deportivos que aciertan o fallan, con entrenadores que triunfan o que son cesados, pero al fin y al cabo siendo un club normal y no este engendro que ha formado 'Mentiron'. Todo lo que sea no acercarse a eso pronto, provocará que la caída de ilusión entorno al club y de masa social, sea imparable. Incluso ganando al Copa.