Noticias En vivo
Sevilla

El 2021 del Sevilla: Un año de récord en el que se resistieron los títulos

07:00 ART 24/12/21
Sevilla 2021
El equipo de Lopetegui batió su récord de puntos, luchó por LaLiga pero se quedó a las puertas de los títulos y acumuló dos sinsabores en Europa.

El Sevilla puso punto y final a 2021 el pasado martes empatando a uno ante el Barcelona. La lluviosa noche en el Ramón Sánchez-Pizjuán fue el broche a un año en el que el equipo de Lopetegui siguió creciendo y fue a ritmo de récord en LaLiga pero en el que se le resistió la posibilidad de poder levantar algún título.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram sobre el Sevilla FC y recibe todo el contenido de Goal sobre tu equipo al instante en tu móvil

Una alternativa real a LaLiga

El sevillismo lleva años suspirando por LaLiga. Sólo los aficionados más veteranos recuerdan el título liguero de 1945, el único que figura en las vitrinas del club. Es por eso que una ola de ilusión recorrió a la infantería sevillista cuando en abril y mayo de 2021 se vio metido de lleno en la pelea por el título con el Atlético de Madrid, el Real Madrid y el Barcelona.

El conjunto sevillista tuvo opciones matemáticas de levantar el título hasta la penúltima jornada. Entre el 14 de marzo y el 3 de mayo acumuló ocho partidos sin perder y 7 victorias que lo colocaron en disposición de pelear por el título pero una derrota inesperada ante el Athletic en la 34ª jornada mermó sus opciones cuando estaba a las puertas de visitar al Real Madrid para intentar lograr el sorpasso.

A pesar de que el título no llegó, el Sevilla logró su mayor puntuación histórica con 77 puntos y logró repetir clasificación para la Champions League. A lomos de los goles de un En Nesyri que explotó con 18 dianas y de la seguridad defensiva de Bono, Koundé, Diego Carlos y Fernando firmó una temporada de récord aunque quedó la sensación de quedarse a sólo un paso de la gloria.

Con las mismas señas de identidad aunque con menos brillantez y con el público de vuelta en el Sánchez-Pizjuán, Lopetegui ha mantenido el buen nivel liguero y el Sevilla acabará la primera vuelta de la 2021-22 como segundo clasificado y como único equipo que aún tiene tiro al Real Madrid para intentar robarle un título que los merengues tienen muy encarrilado.

A pesar de la lesión de larga duración de su goleador En Nesyri, el club de Nervión ha firmado la mejor primera vuelta de la era Lopetegui en la que sólo ha perdido dos partidos ante Granada y Real Madrid. Es el que menos goles encaja, Bono está llamado a pelear el Zamora y ha recuperado la mejor versión de Ocampos a nivel ofensivo y goleador.

Una decepción y un fracaso en la Champions League

La Champions League ha representado para el Sevilla la gran cruz del año. El curso empezó con un cruce de octavos de final ante el Borussia Dortmund en el que los de Nervión sufrieron la eclosión de una bestia llamada Erling Haaland. El delantero noruego está llamado a marcar una era en el fútbol mundial y tanto en la ida como en la vuelta anotó sendos dobletes para acabar con las aspiraciones del Sevilla. Aún así, el equipo de Lopetegui estuvo a punto de forzar la prórroga en la vuelta tras el 2-3 de la ida firmando una notable actuación en Alemania.

Mucho menos honrosa ha sido la eliminación de la temporada 2021-2022. El Sevilla era el gran favorito de su grupo ante equipos de nivel medio como Salzburgo, Lille y Wolfsburgo y eludió a todos los cabezas de serie más peligrosos. Sin embargo, los sevillistas jugaron todos los partidos con una mezcla de nervios y frustración que pusieron muy cuesta arriba el pase.

En casa sólo fue capaz de ganar al Wolfsburgo mientras que ante el Salzburgo empató y frente al Lille perdió viviendo noches para olvidar en la que le condenaron los errores propios cometiendo hasta 4 penaltis, 3 ante el campeón de Austria y 1 ante el Lille cuando iba ganando y resucitó a los franceses. Fuera pagó su falta de pegada, muy vinculada a la ausencia de En Nesyri, y empató ante el Lille, donde generó ocasiones para ganar, y ante el Wolfsburgo, donde estuvo gris pero pudo llevarse los tres puntos con un tiro al palo del Papu Gómez en el descuento. Pese a todo llegó a la última jornada dependiendo de sí mismo pero siguiendo la tónica de todo el torneo cayó ante el Salzburgo, que supo aprovechar mucho mejor sus ocasiones. Ahora, mientras aún se lame las heridas, ya piensa en luchar por la Séptima Europa League y con la ansiada y a la vez envenada final que acogerá el Ramón Sánchez-Pizjuán.

La Copa se quedó en un doloroso casi

La Copa fue la competición en la que estuvo más cerca de lograr un título. El Sevilla estuvo literalmente a un minuto de jugar la final en el estadio de La Cartuja pero se le escapó con un gol de Gerard Piqué que forzó la prorróga para el Barcelona. Hasta ahí su papel había sido bastante convincente y se plantó en la vuelta de las semifinales sin haber encajado ningún gol eliminado a Ciudad de Lucena (0-3), Linares (0-2), Leganés (0-1), Valencia (3-0) y Almería (0-1).

El sorteo le emparejó con su némesis Messi. En la ida, el Sevilla fue muy superior y encarriló el pase a la final venciendo por 2-0 en uno de sus mejores partidos del curso. A la vuelta se presentó con muchos miedos y también bajas como la de Jesús Navas o su portero Bono. El tempranero 1-0 de Dembélé disparó el pesimismo pero en la segunda parte se serenó, no sufrió y pudo sentenciar el pase con un penalti fallado por Ocampos que dio alas al Barça para terminar de remontar en el arreón final y la prórroga. Los culés lograron en el torneo el último título de la era Messi y aquella noche fue la última que el rosarino amargó al sevillismo en España.

De momento, en la 2021-22, la Copa está siendo sinónimo de sufrimiento y el Sevilla ha tenido que llegar a la prórroga para eliminar al Córdoba de Segunda RFEF y a los penaltis para hacerlo con el aún más modesto Andratx. El Zaragoza es el siguiente rival de un equipo que siempre suele competir por el torneo del KO y más con el aliciente de que la final volverá a ser en Sevilla en el Estadio de La Cartuja.

Se mantuvo el bloque y muchos fichajes que no terminaron de arrancar

A nivel de fichajes, el Sevilla mantuvo el bloque de las dos temporadas anteriores con Lopetegui en el banquillo. Ni Bono, ni Koundé, ni Diego Carlos, ni Ocampos, ni En Nesyri se marcharon y la gran venta del verano la protagonizó Bryal Gil. El intercambo del barbateño con Lamela dejó 20 millones y el argentino estaba siendo uno de los hombres destacados hasta que sufrió una grave lesión en el hombro. Además, reforzó el fondo de armario con Delaney para la medular y Montiel para el lateral derecho, que han firmado buenos partidos y van a más, y Augustinsson, que ha evidenciado que está lejos de Acuña aunque en líneas generales ha cumplido cuando le ha tocado jugar.

Para el ataque llegó Rafa Mir, que suma 7 goles, una buena cantidad de tantos para ser sus primeros meses pero ha pagado la comparación con otro ariete ya más hecho y adaptado al sistema sevillista como En Nesyri, al que ha tenido el difícil reto de suplir por su lesión.

Además, Monchi empezó 2021 reforzando el equipo con un fichaje que ilusionó mucho a la grada como fue el de Alejando "Papu" Gómez. Al argentino le ha costado arrancar tras llegar tras semanas de inactividad en el Atalanta y un verano sin pretemporada tras ganar la Copa América con Argentina. Jugar en la izquierda tampoco le ha ayudado y echa de menos ser mediapunta, un puesto que Lopetegui pocas veces utiliza. Aún así sus últimos partidos han sido los mejores desde que llegó y, en alguna que otra tarde, el Sánchez-Pizjuán ya ha aprendido a bailar como el Papu.

Pédidas y un intento fallido de Del Nido



A nivel institucional, el 2021 en el Sevilla estuvo movido como viene siendo habitual desde que el grupo inversor americano adquirió un 7% de las acciones del club. Su alianza con Del Nido se escenificó en una Junta General Extraordinaria en la que el presidente, José Castro, y el hijo del propio abogado sevillano y vicepresidente del club, Del Nido Carrasco, hicieron valer el pacto de gobernabilidad que su padre dice no tener validez. Tras semanas asegurando que iba a volver a tomar el control de la entidad, la estrategia de Del Nido sólo pudo sostenerse con un “no me han dejado votar, me han dado un mando sin pilas”. 

Aún así, el club presentó unas pérdidas de 40 millones de euros en sus cuentas propiciadas por la disminución de ingresos que ha generado la pandemia pero también porque el primer equipo generó menos ingresos de los presupuestados en la Champions League al caer en octavos y la venta de Bryan Gil no pudo imputarse en el ejercicio contable de 2021 al producirse ya en julio. 

Pese a todo, los pequeños accionistas también mostraron su apoyo al dirigente utrerano tras llegar a un acuerdo para que se reforme integralmente el Sánchez-Pizjuán. Precisamente, el estadio será el gran protagonista del 2022, ya que acogerá la final de la Europa League y el club ya ha esbozado en declaraciones a “2 Playbook” que se estudia una remodelación integral levantando un nuevo estadio en el mismo lugar con capacidad para más espectadores y financiado parcialmente por los ingresos del crédito suscrito con CVC a través de LaLiga.