Noticias Partidos
Real Madrid

Alfredo Si Stéfano, el fichaje que terminó de enemistar a Real Madrid y Barcelona para siempre

06:38 ART 16/10/22
Alfredo Di Stéfano - Real Madrid
Cuando Alfredo Di Stéfano jugaba en el Millonarios de Colombia, tanto el Barcelona como el Madrid pagaron por los derechos del argentino.

Para ir a los inicios de las desavenencias y de la rivalidad entre el Real Madrid y el Barcelona habría que remontarse más de un siglo. Pero para situar a partir de cuándo se enconaría de verdad la relación entre ambas entidades, bastaría con situarse en 1953 y con fijar la atención en Alfredo Di Stéfano, uno de los futbolistas más importantes de la historia.

SIGUE EN DIRECTO EL REAL MADRID VS. BARCELONA

Di Stéfano era argentino y pertenecía al club bonaerense de River Plate, pero un día de 1949 se marchó a Colombia y se puso a jugar para Millonarios de Bogotá. No solo dejó con un palmo de narices al club que tenía sus derechos, sino que lo hizo contraviniendo el criterio de la propia FIFA, que no reconocía a la entidad colombiana como club perteneciente a su organización.

El delantero argentino estaba triunfando en Millonarios, al igual que lo había hecho en River, y desde España se interesaron en ficharlo. En 1953, Barcelona y Real Madrid pusieron sus ojos en él. Mientras tanto, la FIFA había decidido mediar en el conflicto que mantenían River Plate y Millonarios, otorgando los derechos de Di Stéfano a los colombianos hasta 1954 y a River a partir de ese año.

Los clubes españoles quisieron pescar en río revuelto y así el FC Barcelona llegó a un acuerdo con River Plate por los derechos del ariete argentino. Sin embargo, no negoció con Millonarios, algo que sí hizo el Madrid de Santiago Bernabéu. Alfredo Di Stéfano viajó a Barcelona para ser presentado con los culés pero no pudo llegar a jugar dado que le faltaba el transfer del club colombiano. Azulgranas y blancos se metieron en una pelea por la Saeta Rubia que no terminaría hasta que la Federación Española de Fútbol tomó cartas en el asunto.

La solución federativa no fue otra que la de obligar a Madrid y Barcelona a que compartieran al jugador, haciendo que vistiera los colores de uno y otro en años alternos, comenzando por el Real Madrid.

El Real Madrid no había ganado una Liga desde 1933 y buscaba a toda costa un antídoto a Kubala, por lo que no tuvo inconveniente en aceptar. Sin embargo, desde Barcelona no tardarían en renunciar a compartir titularidad sobre los derechos de Di Stéfano y renunciaron a su parte del trato. El resto, es historia.